Las Oficinas del Registro de Actos de Ultima Voluntad adjunto al Ministerio de Justicia de la República de Cuba expiden Certificaciones donde se recoge la última voluntad del causante (persona fallecida), con toda la garantía que establecen las leyes nacionales e internacionales y que a su vez pueden ser legalizadas en el Ministerio de Relaciones Exteriores para surtir efectos en el extranjero.