Instituto de Planificación Física Resolución No. 74/2014

INSTITUTO. PLANIFICACIÓN FÍSICA RESOLUCIÓN No. 74/2014

“PROCEDIMIENTO PARA LA LOCALIZACIÓN DE INVERSIONES”

ARTÍCULO 1.El presente Procedimiento tiene como objeto regular la tramitación y elaboración de los estudios territoriales de macrolocalización de inversiones, estudios técnicos de microlocalización de inversiones, las licencias de construcción o de obra y los certificados de habitable o utilizable, así como avales, autorizaciones y otros permisos que se emiten en el proceso inversionista y que aplica el Sistema de la Planificación Física con alcance nacional, provincial y municipal, en correspondencia con lo establecido en el Decreto “Sobre el Proceso Inversionista” y demás normativas vigentes, según las determinaciones del esquema nacional de ordenamiento territorial y de los planes de ordenamiento territorial y urbano.

ARTÍCULO 2.El Instituto de Planificación Física, en lo adelante IPF y las direcciones provinciales y municipales de Planificación Física, en lo adelante DPPF y DMPF respectivamente, utilizan el sistema de ventanilla única para la tramitación de los instrumentos de gestión, control y avales en todas las fases del proceso inversionista.
ARTÍCULO 3.A los efectos de una mejor interpretación y aplicación de las disposiciones de la presente Resolución, se incorpora como Anexo No. 1, un Glosario de Términos.

CAPÍTULO I
DE LA MACROLOCALIZACIÓN

ARTÍCULO 4.Serán sometidas al proceso de macrolocalización todas las inversiones en obras nuevas de interés nacional que llevan a cabo las personas jurídicas estatales y no estatales.

ARTÍCULO 5.Las tareas de ordenar físicamente un territorio se concretan en la elaboración de esquemas, planes y proyectos del desarrollo territorial en sus diferentes ámbitos. Estos instrumentos son de referencia obligada al momento de acometer un estudio de localización de inversiones.

ARTÍCULO 6.Los estudios de localización de inversiones, forman parte de la documentación en la etapa de preinversión y comprenden dos niveles sucesivos, la macrolocalización y la microlocalización.

ARTÍCULO 7.La macrolocalización de inversiones está dirigida a investigar, estudiar y proponer la mejor localización de la inversión en función de los intereses nacionales y en correspondencia con lo establecido en los planes de ordenamiento territorial y urbano. El principio que rige el proceso de localización de una inversión es que el interés nacional prevalece sobre cualquier interés ramal o local.

ARTÍCULO 8.El IPF es el encargado de elaborar y tramitar los estudios de macrolocalización de inversiones a solicitud del inversionista, según el procedimiento establecido.

ARTÍCULO 9.El IPF elabora el estudio de macrolocalización para las inversiones de carácter nacional, el que será circulado a los organismos de consulta, quienes responden las consultas mediante dictámenes, en los plazos y términos que se establecen en el presente Procedimiento.

ARTÍCULO 10.Sobre las bases del estudio de macrolocalización y las condicionales establecidas por los organismos de consulta en los dictámenes, el IPF concluye el proceso y otorga el Certificado de Macrolocalización, con la localización de la inversión como resultado de este estudio.

ARTÍCULO 11.En todos los casos, las respuestas de los organismos sectoriales forman parte del expediente de macrolocalización que se debe elaborar para cada inversión solicitada.

ARTÍCULO 12.Son objeto de estudio de macrolocalización:

1. Las inversiones de carácter nacional, tales como:
a) nuevas plantas industriales o ampliación de las existentes;
b) redes o instalaciones dentro de zonas industriales de interés nacional;
c) instalaciones portuarias o en sus áreas de influencia;
d) aeropuertos nacionales e internacionales;
e) bases de transporte, o de almacenes, o talleres de carácter nacional;
f) líneas, instalaciones del sistema ferroviario nacional;
g) autopistas y carreteras de carácter nacional e interprovincial;
h) redes e instalaciones de energía y comunicaciones nacionales e interprovinciales;
i) instalaciones agropecuarias que procedan;
j) zonas o centros de recreación y turismo, de carácter nacional o internacional;
k) instalaciones de educación, salud pública y cultura de carácter nacional; y
l) nuevos asentamientos humanos.
2. Las instalaciones constituidas por un conjunto de obras individuales con diversas opciones de localización entre varias provincias;
3. Las áreas que constituyan zonas de desarrollo, que abarquen un conjunto de obras que conformen agrupaciones territoriales supraprovinciales; y
4. Todas las inversiones cuyas categorías requieren aprobación del Consejo de Ministros y del Ministerio de Economía y Planificación, así como de otras que por su importancia determine el IPF.

ARTÍCULO 13.En las inversiones que clasifiquen en los apartados anteriores 1), 2) y 3) del artículo anterior, las entidades inversionistas tienen la obligación de solicitar el estudio de macrolocalización de inversiones al IPF, quien determina si se requiere o no la elaboración del mismo.

ARTÍCULO 14.Las DPPF podrán realizar estudios de microlocalización en las inversiones antes señaladas en el artículo precedente, solo en los casos en que previamente se haya dictaminado así por el IPF.

SECCIÓN I
Del procedimiento para la macrolocalización

ARTÍCULO 15.El inversionista, es responsable de:
Realizar la solicitud y entregar toda la información establecida y solicitada, que se detalla en el Anexo No. 2, velando por la vigencia de los documentos entregados;

notificar cualquier cambio que se introduzca en las condiciones técnicoeconómicas de la inversión, que afecte la localización de la misma tanto en la etapa de estudio o ya aprobada en el IPF, quien determinará los ajustes pertinentes a realizar o dejará sin efecto la localización y someterá la inversión a un nuevo estudio.

ARTÍCULO 16.Presentada la solicitud por el inversionista, el IPF podrá interesar información adicional, dentro de los 10 días hábiles siguientes a la fecha de la solicitud, cuando las características propias de la inversión o de sus posibles localizaciones así lo requieran.

ARTÍCULO 17.El Certificado de Macrolocalización (Anexo No. 3) se otorga a solicitud de personas jurídicas estatales y no estatales y estará en correspondencia con los esquemas y planes de ordenamiento territorial y urbano aprobados y en ningún caso podrá entrar en contradicción con lo estipulado en estos.

ARTÍCULO 18.Los estudios de macrolocalización de inversiones se elaboran sobre la base de la formulación y evaluación comparativa de alternativas de localización, donde una de ellas debe corresponder con la propuesta del inversionista, si la hubiere. Las variantes de estudios propuestas deberán formularse en aquellas zonas donde se cumplan de manera racional e integral los factores de localización de la inversión, con los factores económicos, sociales y ambientales; aspecto que debe quedar reflejado explícitamente en las conclusiones del Estudio.

ARTÍCULO 19.Con el Certificado de Macrolocalización, el inversionista puede solicitar a la DMPF que corresponda, la microlocalización de la inversión.

ARTÍCULO 20.Las inversiones que están en proceso de estudio de macrolocalización son sometidas a los organismos de consulta. Atendiendo a las características de la inversión, pueden ser consultados otros que se consideren.
Cuando el área a macrolocalizar comprende zonas o sitios con declaratoria patrimonial (nacional o internacional), o incluso su “zona de protección o amortiguamiento”, debe consultarse a las Comisiones Nacional o Provincial de Monumentos, según sea el caso, y también a las entidades que gestionan el sitio.

ARTÍCULO 21.Los órganos, organismos de la Administración Central del Estado y entidades nacionales consultadas darán respuesta al IPF antes de los 30 días hábiles siguientes a la formulación de la consulta del estudio de macrolocalización correspondiente, previa presentación y análisis en la Comisión Nacional de Compatibilización de las Inversiones.

ARTÍCULO 22.Se exceptúan del cumplimiento del plazo a que se refiere el artículo anterior, las consultas en que por su complejidad sea necesario llevar a cabo investigaciones. En estos casos, quien tenga la obligación de responder acuerda con el IPF, dentro del propio plazo de la consulta inicial, la fecha de terminación de la investigación, la cual será chequeada y analizado el estado en que se encuentra, en el seno de la Comisión Nacional de Compatibilización de las Inversiones.

El IPF tiene la responsabilidad de coordinar con el inversionista, la nueva fecha de entrega del certificado de macrolocalización.

ARTÍCULO 23.La solicitud de macrolocalización, a los efectos del plazo previsto para su realización, se considerará presentada, a partir de la entrega completa de toda la información, incluyendo la adicional que pudiera requerir el IPF.

ARTÍCULO 24.Todo el proceso de estudio, se elabora vinculado con la DPPF correspondiente y el inversionista, analizándose detalladamente los criterios emitidos por las entidades consultadas, así como las investigaciones y estudios de apoyo complementarios.

ARTÍCULO 25.El IPF dispone de un plazo de hasta 90 días hábiles para entregar al inversionista el certificado de macrolocalización correspondiente, que reflejará el resultado y las conclusiones del estudio de macrolocalización, del que se envía copia al:

Presidente del Instituto de Planificación Física.
Director Provincial de Planificación Física del territorio.

ARTÍCULO 26.El Instituto de Planificación Física informa del resultado final del estudio a los miembros de la Comisión Nacional Compatibilización de las Inversiones, a los organismos que participaron en el proceso de evaluación y análisis del estudio, y al Consejo de la Administración Provincial de la provincia donde se localizará la inversión, dentro de los 15 días hábiles posteriores a la fecha en que se entregó el Certificado de Macrolocalización al inversionista.

SECCIÓN II
De la Elaboración y Contenido

ARTÍCULO 27.El IPF, tomando en consideración los requerimientos técnico-económicos de la inversión, las propuestas de localización del inversionista (si la hubiera), los esquemas y planes de ordenamiento territorial y urbano elaborados, los lineamientos económicos y sociales formulados por las instancias superiores del Partido y el Gobierno, la estrategia ambiental nacional, así como cualquier otro elemento que considere pertinente, estudiará alternativas de localización de la inversión para determinar la que mejor responda a los intereses nacionales.

ARTÍCULO 28.En el proceso de estudio de la macrolocalización de inversiones, se seleccionan las áreas que serán sometidas a estudios y se solicitan al inversionista los estudios, investigaciones aplicadas y evaluaciones disponibles para iniciar el proceso de selección de la localidad más indicada.

ARTÍCULO 29.Cualquier modificación que se introduzca en los requerimientos técnico-económicos de la inversión, durante el proceso de estudio de la macrolocalización de inversiones o con posterioridad a la misma, que presente cambios en esta, se comunica de inmediato por el inversionista al IPF, quien determina los ajustes pertinentes a realizar o, según el caso puede dejar sin efecto la macrolocalización ejecutada y el inversionista tiene que presentar una nueva solicitud para reanalizar el caso.

ARTÍCULO 30.Una vez concluido el estudio de macrolocalización de inversiones, el certificado otorgado tiene un tiempo de vigencia de dos años.
Antes de haber transcurrido este tiempo, el inversionista podrá solicitar una prórroga por un año más. Transcurrido este término sin presentar la solicitud de microlocalización, quedará sin efecto el Certificado de Macrolocalización emitido.

ARTÍCULO 31.Una vez terminado el estudio de macrolocalización de inversiones, se le entrega el resultado a quien lo haya contratado.

ARTÍCULO 32.En el estudio de macrolocalización se realizan análisis de la planificación territorial, con un marcado acento en el examen de aspectos macroeconómicos, tales como: las proporciones económico-territoriales; los balances demo-laborales; las potencialidades y disponibilidad de recursos naturales (suelos, agua, minerales, bosques, entre otros) la reducción de exposición a riesgos naturales, la necesaria adaptación de los procesos derivados del cambio climático, balance producción-consumo; la optimización de la distribución territorial del ingreso; la satisfacción de las demandas provinciales y la accesibilidad.

ARTÍCULO 33.El contenido del estudio, según el tipo y característica de la inversión dará las siguientes respuestas:

Determinación de los territorios donde pueda ser localizada la inversión.
Requerimientos técnico-económicos fundamentales de la inversión.
Factores de localización o locacionales asumidos, preservación de los valores patrimoniales y construcciones conmemorativas, según las características de la inversión objeto de estudio.
Fundamentación y evaluación de los factores esenciales que determinan la localización.
Síntesis técnico-económica de las alternativas evaluadas.
La vinculación de la inversión con el desarrollo perspectivo de la rama y el territorio correspondiente.

Análisis de las cadenas productivas que deben promoverse, la vinculación de transportación y accesibilidad de las mismas, tanto de la materia prima, producto terminado y otras.
Disponibilidad y especialización de la fuerza de trabajo dentro del radio de movimientos pendulares adecuados.
Asentamientos poblacionales de los cuales procederá la fuerza de trabajo o que deben ser potenciados y desarrollados.
Factibilidad de los servicios de agua, electricidad, comunicaciones y evacuación de residuales.
Evaluación de las obras inducidas, producto de las alternativas de la localización que se manejen.
Posibilidad y conveniencia de que la inversión propuesta se vincule a otros centros existentes o proyectados, con el objetivo de minimizar infraestructuras técnica y social, así como la utilización racional del suelo.
Aprovechamiento de las capacidades actuales de edificaciones, infraestructura, mano de obra, entre otras, que estén relacionadas con la inversión.
Aplicación práctica en el territorio de la política económica, social y ambiental del Estado y el Gobierno, en cuanto al cumplimiento de la norma jurídica que rige el proceso inversionista y la metodología para su aplicación en el Sistema de la Planificación Física.
La adecuación de los requerimientos planteados por la defensa, seguridad y orden interior del país.
Condicionales a cumplir en la localización, asegurando la protección al medio ambiente y la utilización racional y conservación de los recursos naturales; y los asentamientos humanos.
Condicionales de ordenamiento territorial a cumplir en la localización; y relación de investigaciones necesarias a cumplimentar para la etapa de microlocalización.
Evaluación del aprovechamiento permisible de las fuentes renovables de energías para la inversión en particular y del ahorro, uso racional y eficiencia en consumo o producción de la energía convencional.
Inclusión de todas las tecnologías para el aprovechamiento de las fuentes renovables de energías y del ahorro de volúmenes de emisión de gases de efecto invernadero (GEI), uso racional y eficiente de la energía convencional.
Aprovechamiento de las posibilidades de cogeneración y trigeneración de energía desde una instalación próxima.

ARTÍCULO 34. El documento final contendrá los siguientes elementos:
Certificado de Macrolocalización;
estudio técnico (incluye regulaciones, condicionales, respuestas de los organismos de consulta y otros documentos de interés); y
plano de ubicación general. ARTÍCULO 35.El Certificado de Macro-
localización es intransferible. Cuando por decisión de la dirección del país se decida el cambio de inversionista, se emitirá un nuevo certificado tras la revisión de la documentación establecida y sus modificaciones si las hubiera.

CAPÍTULO II
DEL ÁREA DE ESTUDIO

ARTÍCULO 36.Se podrá solicitar el área de estudio para aquellas inversiones propuestas que por su nivel de complejidad presenten incertidumbre en la información y requieren efectuar investigaciones para evaluar la factibilidad del proyecto y se cumplan las exigencias específicas para la localización de la misma. Las DMPF deberán presentarlas a la Dirección Provincial de Planificación Física para su análisis y aprobación.

ARTÍCULO 37.La solicitud del área de estudio, a los efectos del plazo previsto para su realización, se considerará presentada a partir de la entrega de toda la documentación requerida a los efectos de este procedimiento, contenido en el modelo de Solicitud de Microlocalización (Anexo No. 5).

ARTÍCULO 38.El plazo de tiempo para la entrega del certificado de área de estudio será de hasta 60 días hábiles, contados a partir de la solicitud oficial del estudio.

ARTÍCULO 39.El certificado de área de estudio, se otorga a solicitud de personas jurídicas y estará en correspondencia con lo regulado en los instrumentos técnicos de ordenamiento territorial y urbano. El mismo tendrá vigencia por un año a partir de su fecha de emisión, y el documento final contendrá:
Certificado de área de estudio;
informe técnico con breve descripción de la inversión, elementos regulatorios sobre el área; y
plano de ubicación general del área.
De no aprobarse el área de estudio, la DMPF le notifica mediante documento escrito al inversionista las causas de la denegación.

ARTÍCULO 40.El área de estudio es intransferible por el inversionista, pero podrá ser entregado a cuantos inversionistas o promotores lo soliciten a la DMPF, pues su concepción no encierra compromiso con el área seleccionada.

ARTÍCULO 41.Del Certificado de Área de Estudio (Anexo No. 4) que emite la Dirección Provincial de Planificación Física se confeccionan tres ejemplares: uno para el inversionista, uno para la DMPF y otro para el expediente de la inversión.

SECCIÓN I
De las Formalidades de los Documentos del Expediente Único

ARTÍCULO 42.El formato del certificado y el informe, debe ser plasmado en hoja de 8 ½ x 11¨ u 8 ½ x 13¨.

ARTÍCULO 43.Cuando sea necesario reducir el plano para ajustarlo al formato requerido, se incorporará de forma obligatoria una escala gráfica. En el caso que sea estrictamente necesario hacer dos planos, cada uno debe llevar cajetín.

ARTÍCULO 44.En ningún caso el certificado de área de estudio sustituye el Certificado de Microlocalización, el cual es de obligatorio cumplimiento para continuar el proceso de la inversión.
ARTÍCULO 45.-El certificado de área de estudio, confeccionado en la DMPF o DPPF se firma por el Jefe del Departamento que atiende la Localización de Inversiones y el Director Provincial de Planificación Física.

CAPÍTULO III
DE LA MICROLOCALIZACIÓN DE INVERSIONES

ARTÍCULO 46.El IPF recibe los estudios de microlocalización de las inversiones nominales y otras de interés nacional para su revisión técnica, los que son circulados a los organismos de consulta nacionales, quienes responden mediante dictámenes, en los plazos y términos que se establecen en el presente Procedimiento.

Las direcciones municipales y provinciales de Planificación Física indicarán a los inversionistas la pertinencia de solicitar estudios de macrolocalización para las inversiones nominales y otras de interés nacional que no cuenten con este estudio de factibilidad territorial.

ARTÍCULO 47.Serán sometidas al proceso de microlocalización de inversiones las obras nuevas, ampliaciones, reconstrucciones y modernizaciones de obras existentes, incluyendo los cambios tecnológicos que afecten los parámetros técnico-económicos de uso que se realicen en el territorio nacional por las personas urídicas estatales y no estatales.

ARTÍCULO 48.A través del Certificado de Microlocalización de inversión se:
Autoriza al inversionista el uso de ese suelo para iniciar la preparación de la inversión que se solicitó y realizar los trámites que oficializan el mismo;
certifica que esa inversión cumple con lo previsto en el Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbano, y las definiciones sobre la clasificación del suelo;
definen al solicitante las regulaciones, normas, restricciones, condicionales, preservación de los valores patrimoniales y construcciones conmemorativas; y recomendaciones específicas que rigen sobre el área de terreno otorgada y que deben ser observadas en la elaboración del proyecto ejecutivo, en correspondencia con las determinaciones del planeamiento físico, territorial y urbano.
ofrece la información referida a las gestiones que el inversionista o promotor debe cumplir y las autorizaciones que debe obtener antes de llevar a cabo el inicio de la ejecución de la inversión;
define el derrotero que tiene el área autorizada para la inversión.

ARTÍCULO 49.Acompañando a la solicitud de microlocalización debe presentarse el Certificado de Macrolocalización de las inversiones si corresponde.
En todos los casos se presentará la información que se detalla en el Anexo No. 5 de Solicitud de Microlocalización de inversiones. Dentro de los 7 días hábiles posteriores a la solicitud, la DPPF o la DMPF podrán solicitar al inversionista la información adicional que se necesite, en atención a las particularidades de la inversión. Este proceso puede repetirse en función de la complejidad y necesidad de información adicional en el proceso de análisis.

ARTÍCULO 50.El inversionista es responsable de:
Realizar la solicitud y entregar toda la información establecida y solicitada, velando por la vigencia de los documentos entregados;
notificar cualquier cambio que se introduzca en las condiciones técnicoeconómicas de la inversión o de protección ambiental, que incidan en la localización de la misma, tanto en la etapa de estudio como si está aprobada; la DPPF o la DMPF según corresponda, determina los ajustes pertinentes a realizar o deja sin efecto la localización y somete la inversión a un nuevo estudio;
comunicar en un término de 10 días hábiles a partir de la fecha de emisión del Certificado de Microlocalización, su inconformidad con el estudio elaborado, de existir algún criterio en este sentido; y
garantizar que el proyecto cumpla todas las regulaciones y condicionales recogidas en el Certificado de Microlocalización de inversiones.

ARTÍCULO 51.La solicitud de estudios técnicos de microlocalización de inversiones, a los efectos del plazo previsto para su realización, se considerará presentada a partir de la entrega de toda la documentación, incluyendo la adicional que se pudiera requerir.

ARTÍCULO 52.El plazo de tiempo para la entrega del Certificado de Microlocalización para las inversiones nominales será de hasta 70 días hábiles; para las inversiones no nominales será de hasta 50 días hábiles, contados a partir de la solicitud oficial del estudio, entiéndase una vez establecidas las relaciones contractuales.

ARTÍCULO 53.El Certificado de Microlocalización de inversiones, se otorga a solicitud de personas jurídicas estatales y no estatales, estará en correspondencia con los instrumentos de ordenamiento territorial y urbano y en ningún caso podrá entrar en contradicción con lo estipulado en estos, mientras conserven su vigencia. Los solicitantes podrán proponer alternativas de localización y, en el caso de que ninguna de ellas sea aprobada, el nivel responsabilizado con la respuesta deberá ofrecer todos los elementos de juicio que determinaron se denegara la solicitud presentada. En el caso de que existan otras alternativas de localización igualmente válidas, el nivel correspondiente de emisión de la microlocalización podrá, de oficio, pronunciarse sobre la que considera preferente, brindando, igual que en el caso anterior, todos los elementos de juicio que avalen su propuesta.

ARTÍCULO 54.El Certificado de Microlocalización de inversiones puede ser susceptible de modificarse en algunos de sus parámetros, como resultado de la revisión técnica del proyecto.

ARTÍCULO 55.El Certificado de Microlocalización de inversiones tiene vigencia por 2 años a partir de su fecha de emisión. En caso de que dentro de ese término no se haya utilizado, el mismo quedará sin validez, pudiendo ser prorrogable hasta un 1 año más, si el inversionista así lo solicitara.

ARTÍCULO 56.En el caso de inversiones complejas cuyo inicio se retrasa por la magnitud de las obras solo el Instituto de Planificación Física podrá, con carácter excepcional, autorizar a la DPPF para que otorgue otra prórroga por un 1 año más, por única vez.

ARTÍCULO 57.Las entidades consultadas darán respuestas al IPF, las DPPF o las DMPF dentro del tiempo y en las condiciones que establece el sistema de ventanilla única, según sea el caso.

ARTÍCULO 58.Los organismos consultados expondrán en sus respuestas a las microlocalizaciones sus criterios, requerimientos y obras inducidas necesarias para garantizar el funcionamiento de la inversión. Se relacionarán, además, para conocimiento del inversionista, todos los documentos y licencias para avanzar en el proceso.

ARTÍCULO 59.El Certificado de Microlocalización de inversiones es intransferible, por lo que en los casos en que se traspase una inversión de un organismo a otro debe hacerse un nuevo documento a nombre del nuevo inversionista. Se verificarán las regulaciones y se considerará como prórroga, comprendida en los 3 años establecidos para el proceso. Cuando por decisión de la dirección del país se decida el cambio de inversionista, se emitirá, de oficio, un nuevo certificado.

ARTÍCULO 60.El Certificado de Microlocalización de inversiones, no constituye el documento que al inversionista le permita la ocupación del suelo donde está localizada la inversión, ni autoriza el inicio de la obra, ni tiene ningún efecto sobre la titularidad del terreno.

SECCIÓN I
De la Estructura y Contenido del Certificado de Microlocalización de Inversiones

ARTÍCULO 61.El Certificado de Microlocalización de inversiones recoge:
El informe técnico: que tendrá el siguiente contenido ajustable a las características de la inversión:
Breve descripción de lo que se expresa en el instrumento de planeamiento aprobado, en relación con el área de terreno donde se ubicará la inversión;
breve descripción de la obra;
parámetros técnicos de la inversión y motivación de la misma;
factores de localización;
vinculación con el desarrollo social y económico del territorio;
sistema de transporte y su infraestructura;
redes técnicas;
obras inducidas y afectaciones;
derroteros: de los límites de la parcela u otro elemento lineal, con la mayor precisión posible;
regulaciones territoriales, urbanísticas y arquitectónicas recogidas en las normas cubanas, ordenanzas de construcción y los planes de ordenamiento territorial y urbanismo;
condicionales: procedimientos y gestiones a observar por el inversionista; o de una restricción que debe ser resuelta previamente antes de la ejecución de la inversión;
normas y regulaciones de los organismos sectoriales vinculados al uso del suelo, la estructura y morfología de la unidad territorial en la que se inserta la inversión.

dirección postal, indicando denominación de calles y entrecalles si hubiere y numeración de parcelas y edificaciones; y
las siguientes notas: “Este plano no es válido sin el certificado, las firmas y el cuño en original” y “Es obligatorio la obtención de licencia de obra en la entidad que corresponda de Planificación Física, antes de ocupar el terreno o tener alguna acción sobre el mismo”.
El plano de microlocalización de la inversión, conforme se relaciona en el Anexo No. 7, contentivo de la siguiente información:
nombre del plano;
plano de ubicación general utilizando una escala que permita una ubicación visual del punto a microlocalizar en el contexto geográfico y que ocupe el menor espacio posible dentro del plano de micro;
detalle de la ubicación en mapas topográficos o catastrales a escala 2 000 o 5 000 acotado y referido a elementos físicos e identificables o al Sistema Cartográfico Nacional; de ser necesario, se adicionarán secciones y planos de detalle. Deben estar identificados los puntos de inflexión. En caso de infraestructuras técnicas con longitudes mayores de 5 km, se podrá tomar la escala de 10 000 a 20 000;
tablas con las coordenadas cartométricas del derrotero;
parámetros fundamentales extractados;
cajetín con la siguiente información:
Nombre y logotipo de la DMPF o de la DPPF;
nombre de la inversión;
nombre del organismo y la entidad inversionista;
código de la inversión;
escala;
fecha, nombre, cargo y firma del director, proyectista principal, dibujante, jefe del departamento técnico y subdirector técnico;
simbología; y
en caso de que sea posible hacer coincidir el norte del plano con su marco y no aparezca la red de coordenadas, este debe señalarse;

SECCIÓN II
De las Formalidades de los Documentos

ARTÍCULO 62.El formato del Certificado de Microlocalización de inversiones, así como las respuestas de los organismos de consulta serán en hoja 8 ½ x 11¨ u 8 ½ x 13¨.

ARTÍCULO 63.Cuando sea necesario reducir el plano para ajustarlo al formato requerido, se incorporará de forma obligatoria una escala gráfica. En el caso de que sea estrictamente necesario hacer dos planos, cada uno deberá llevar cajetín.

ARTÍCULO 64.Del Certificado de Microlocalización de inversiones que se emita por la DPPF se entregan dos ejemplares para el inversionista, uno para la DMPF y otro para el expediente de la inversión. En el caso de que este fuera entregado por la DMPF, se emite el ejemplar del expediente y los dos del inversionista.
En todos los casos el Certificado de Microlocalización de inversiones confeccionado en la DPPF o DMPF, se firma por el Director Provincial de Planificación Física.

SECCIÓN III
Del Cambio Climático, la Reducción de Riesgos,

el Uso de Energía Renovable y de Recursos Hídricos
ARTÍCULO 65.En los certificados de microlocalización de inversiones se incluyen en sus condicionales:
La obligatoriedad del cumplimiento de la legislación y normativas vigentes en el país referentes a la adaptación ante los efectos del cambio climático y mitigación de daños previsibles causantes de situaciones de desastres naturales o tecnológicos y sanitarios, así como las normas de protección contra incendios;
la incorporación de estudios de factibilidad de uso de fuentes de energía renovable, así como rehúso de aguas servidas en dependencia de las particularidades del territorio y las características de la inversión; y
la obligatoriedad de observar las normas nacionales vigentes de eficiencia energética.
Serán sometidas a revisión técnica en el IPF todas las inversiones a las que se les realicen microlocalizaciones o áreas de estudios nominales o de interés nacional, que a continuación se señalan:
Las que fueron macrolocalizadas o que cumplan con los requisitos de una macrolocalización.
Las destinadas al turismo:
Instalaciones de alojamiento.
Instalaciones comerciales o de servicio extrahoteleros.
Inmobiliarias vinculadas o no al desarrollo de campos de golf.
Instalaciones de apoyo para redes técnicas vinculadas a polos turísticos.
Las industrias nuevas, ampliaciones de estas y cambios tecnológicos; se exceptúan las industrias calificadas como locales.
Las inversiones ferroviarias en:
Vía principal y las doce vías secundarias.
Patios de cargas con un tráfico mayor de 150 toneladas por día.
Patios de pasajeros con tráfico mayor de tres pares de trenes.
Patios de clasificación.
Edificio de pasajeros con tráfico mayor de 25 personas diarias.
Talleres de reparación de todo tipo.
Solución de transporte urbano y/o suburbano.
Variaciones de trazado de la vía principal y sus secundarias.
Instalaciones de control de telecomunicaciones, de control, señalización y bloqueo.
Los accesos ferroviarios a:
Zonas industriales.
Patios industriales.
Zonas francas.
Zonas portuarias.
Frentes de cargas colectivos o aislados, ubicados en la vía principal y en las secundarias.
Las del transporte aéreo en:
Aeropuertos y helipuertos de pasajeros y cargas.
Pistas agrícolas.
Hidropuertos nacionales e internacionales.
Estaciones de cargas y/o pasajeros.
Talleres de reparación de todo tipo.
Instalaciones de control de telecomunicaciones, de control, bloqueo y señalización, ubicadas en los aeropuertos y helipuertos de pasajeros y cargas.
Las marítimas en:
Puertos.
Espigones y muelles de todo tipo.
Dragado y dársenas.
Astilleros, diques flotantes y bases de reparación naval.
Marinas, puntos náuticos y bases náuticas.
Campos de boyas.
Otras inversiones que constituyan o posean instalaciones hidrotécnicas.
Las de comunicaciones para:
Cable coaxial nacional, interprovincial y provincial.

Cable de Red Nacional Digital (fibra óptica nacional, interprovincial y provincial).
Fibra óptica submarina, dentro de la plataforma marina del archipiélago cubano.
Red de radiodifusión (radio y centros de televisión).
Red de microondas.
Instalaciones de apoyo al sistema de radiodifusión: centrales digitales, torres de transmisión, radio, televisión, VSAT (satelital).
Servicios de telefonía móvil y su equipamiento.
Las que se otorguen para las:
Zonas francas.
Parques industriales.
Inmobiliarias.
Las del sistema electroenergético para:
Líneas de transmisión eléctricas.
Subestaciones mayores de 33 000 kV.
Centrales eléctricas mayores de 10 Megawatts.
Resto de la infraestructura del sistema electroenergético nacional.
Instalaciones de energía renovable: parques eólicos, plantas hidroeléctricas, y otras.
Las de Recursos Hidráulicos para:
Complejos hidráulicos.
Canales magistrales.
Sistemas de acueductos para poblaciones mayores de 20 000 habitantes.
Sistemas de alcantarillado para poblaciones mayores de 20 000 habitantes.
Plantas potabilizadoras para poblaciones mayores de 20 000 habitantes.
Plantas de tratamiento para poblaciones mayores de 20 000 habitantes.
Plantas desalinizadoras.
Las de la pesca para:
Programa de acuicultura.
Programa de camaronicultura.
Programa de cría artificial de peces.
Las del transporte automotor para:
Autopistas.
Carreteras interprovinciales y provinciales y sus ampliaciones.
Pedraplenes.
Viaductos.
Intercambio a desnivel.
Las del petróleo para:
Pozos de prospección y producción en tierra firme o en aguas someras y profundas.
Oleoductos.
Gasoductos.
Plantas de energás.


Sistemas colectores de petróleo o gas.
Bases de almacenamiento de petróleo o gas.
Las que se otorguen para construir:
Nuevas urbanizaciones mayores de 200 viviendas.
Remodelación y/o rehabilitaciones de urbanizaciones mayores de 100 viviendas.
Nuevos asentamientos o conversiones de instalaciones de mayor complejidad en asentamientos humanos.
Las relacionadas con la minería y las concesiones mineras.
Cualquier otra inversión no relacionada, pero que por su complejidad y/o impacto territorial, el Instituto de Planificación Física lo considere necesario.

CAPÍTULO IV
DE LA LICENCIA Y LA AUTORIZACIÓN DE CONSTRUCCIÓN O DE OBRA

ARTÍCULO 66.Pasos para la obtención de la licencia de construcción:
Solicitud de la licencia de construcción o de obra (Anexo No. 9).
Revisión del proyecto ejecutivo, entre otros.
Aprobación del proyecto ejecutivo por los organismos de consulta, municipal y/o provincial, entrega de avales.
Emisión del certificado de licencias definitivas (si procede).
Evidencia de la inclusión en el Plan de la economía (si procede).
Elaboración (contenido) y expedición de la Licencia de Obra.
Chequeo y control a la obra.
Expedición del certificado de habitableutilizable (cuando la obra esté concluida, antes de su puesta en explotación, el inversionista solicitará el servicio con la documentación que se establece en este Procedimiento).
Los incisos d) y e) no proceden para las personas naturales.
SECCIÓN I
De la Solicitud de la Licencia
y Autorización de Construcción o de Obra ARTÍCULO 67.La Licencia de Construcción o de Obra autoriza al inversionista, a la ocupación del área asignada, si se trata de una obra nueva, y dar inicio a la ejecución de la obra, o iniciar las acciones constructivas en la
instalación existente.
ARTÍCULO 68.Este certificado, que se expide tanto a personas jurídicas estatales y

no estatales y personas naturales; se solicita en las correspondientes DMPF o DPPF del territorio donde se llevará a cabo la acción constructiva, presentando la documentación señalada en el presente procedimiento.
ARTÍCULO 69.En los casos de inversiones que por sus características o grado de complejidad así lo aconsejen, el inversionista y la DMPF o la DPPF podrán acordar un reajuste en el contenido de la documentación a presentar.
ARTÍCULO 70.En el caso de las inversiones identificadas como de mayor complejidad, cuyo emplazamiento rebase los límites del municipio, la Licencia de Obra se realizará en la DPPF, la cual establecerá un control sistemático sobre estas.