Divorcio

En Cuba, el divorcio es una de las formas de extinción del matrimonio. Se puede obtener el Divorcio por dos vías, mediante Sentencia Judicial o Escritura Notarial. La primera se tramita presentando un proceso judicial ante el Tribunal municipal competente, y la segunda compareciendo ante Notario Público.

El divorcio por la vía notarial tiene como requisito imprescindible ser presentado por los dos cónyuges al mismo tiempo, sin que sea obligatoria la representación letrada (abogado), mostrando ante el fedatario que se encuentran de acuerdo en todos los extremos de la separación. El término de este trámite es relativamente corto, la eficacia del divorcio por esta vía es inmediata, surtiendo efectos desde el mismo momento que se otorgue la Escritura Notarial de Divorcio.

Los Tribunales cubanos son competentes para conocer de la disolución de los matrimonios celebrados en Cuba, independientemente de la nacionalidad de los contrayentes. La acción legal ante el Tribunal puede ser ejercitada por cualquiera de los cónyuges, pero siempre bajo representación letrada. Para comenzar el proceso se contratarán los servicios de un abogado en cualquiera de las oficinas pertenecientes a la Organización Nacional de Bufetes Colectivos. Si uno de los cónyuges reside fuera de Cuba y no desea viajar a la isla, puede otorgar Poder Especial a nombre de otra persona para que actúe a su nombre.

El proceso se inicia mediante demanda donde se hacen constar todos los datos relativos al matrimonio, a los cónyuges y a los hijos comunes habidos durante dicha unión. Si el conyugue demandado reside en el extranjero, éste tendría que ser emplazado en el país donde se encuentre mediante “comisión rogatoria” y auxilio entre los países.

Para lograr una sentencia judicial favorable, poniendo fin al matrimonio, la parte que presente la demanda, deberá probar ante el Tribunal que el matrimonio perdió el sentido para los esposos, los hijos y la sociedad. No existen causales específicas del divorcio.

El divorcio extingue los derechos hereditarios entre los cónyuges y pone fin a la comunidad matrimonial de bienes que se había constituido. Esta comunidad se puede disolver entre las partes de común acuerdo o presentar un proceso posterior ante el mismo Tribunal y siempre dentro del año siguiente a la firmeza de la sentencia.

La sentencia de Divorcio o la Escritura Notarial de Divorcio pondrán fin a la relación matrimonial entre los cónyuges y fijarán la forma y manera en que tendrán lugar la relación entre los hijos y los padres. Por regla general se mantiene la Patria Potestad para ambos progenitores y la guarda y cuidado a favor de uno solo de ellos. Se fijará, además, pensión a favor de los menores con carga al padre que no ostente la custodia legal. Se establecerá la forma y manera en que tendrá lugar la comunicación de los hijos con el otro padre que no ostente la custodia legal. Excepcionalmente se podrá fijar pensión para uno de los cónyuges.

El proceso ante el Tribunal puede durante varios meses, excepcionalmente dura años. El termino varia en dependencia de los desacuerdos entre los esposos y la aptitud que asuma el cónyuge que no presento el proceso. Si éste estuviera conforme se dictará sentencia sin dilación, siempre que se ajusten a la ley todos los pedimentos del divorcio. En caso de inconformidad del conyugue demandado, el proceso se tramitará con todos los recursos de la ley para que el tribunal puede llegar a una sentencia justa sobre los extremos de desacuerdos.

La sentencia que pone fin al matrimonio por la vía judicial tiene efectos cuando adquiera firmeza, la que se obtiene cuando las partes hayan dejado decursar el término de 5 días que establece la ley para ser impugnada.

Preguntas frecuentes.

1.- ¿Cuál es el costo del divorcio para un extranjero o para un cubano que no reside en Cuba?

Respuesta: La tarifa para un Contrato de Servicios Jurídico de Divorcio es de aproximadamente unos 1000 CUC (pesos cubanos libremente convertibles) donde se incluye el costo de los sellos y certificaciones a presentar para el Proceso y la obtención de Certificación de la Sentencia de Divorcio que pone fin al trámite. Este costo puede ser reducido casi a la mitad en el supuesto de que el otro cónyuge este de acuerdo con divorciarse.

2.- ¿Cómo se debe proceder cuando uno de los cónyuges no reside en Cuba?

Respuesta: Si uno de los conyugue no reside en Cuba, ni desea visitar el país para este trámite, podría otorgar un Poder Especial para Divorcios ante el cónsul cubano en el país de residencia, para mostrar sus acuerdos o diferencias con el proceso. Este poder para que pueda surtir sus efectos legales, debe ser legalizado ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.  Si por el contrario el cónyuge ausente no quiere otorgar facultades a un tercero o no desea viajar a Cuba, se le tendrá por ausente a los efectos del proceso, teniendo lugar el mismo y sus efectos sin su presentación.

3.- ¿Cómo debo proceder si no puede comparecer ante un cónsul cubano a fin de otorgar Poder Notarial para divorciarme en Cuba?

Respuesta: Si usted no puede asistir ante un cónsul cubano, lo puede hacer ante un notario extranjero, siempre que el poder sea otorgado en idioma español o traducido de ser necesario, y legalizado ante el Consulado cubano en el país del otorgante. Una vez en Cuba, este documento debe legalizarse ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y protocolizarse ante Notario Público cubano.

4.- Me divorcie en Cuba. ¿Cómo puedo obtener constancia de esto?

Respuesta: Si se divorció en Cuba, puede usted o su representante legal, solicitar copia de la Escritura Notarial de Divorcio o Certificación de Sentencia de Divorcio, en dependencia de la vía que utilizo para divorciarse. Este documento para que surta efectos en otro país, debe ser legalizado ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba y el Consulado en la Habana del país donde surtirá todos sus efectos legales.

5.- Me case en Cuba, ahora resido en otro país y quiero divorciarme sin tener que volver a la isla. ¿Qué debo hacer?

Si reside en otro país, puede tramitar el divorcio de acuerdo a las leyes procesales de ese lugar pero la ley aplicable para definir las cuestiones que se susciten será es la ley cubana, Código de Familia, porque el matrimonio se al amparo de él y así debe quedar disuelto. Como regla general es necesario inscribir el matrimonio en ese país, aunque en muchos casos ya ese trámite esta realizado desde el momento en que el cónyuge extranjero fue admitido como emigrante.

…Más sobre Divorcio