DEL MOVIMIENTO Y ACTIVIDADES DE LOS EXTRANJEROS Y DE LAS PERSONAS SIN CIUDADANIA EN EL TERRITORIO NACIONAL (Cuba)

DECRETO NÚMERO 27/78
REGLAMENTO DE LA LEY DE EXTRANJERÍA CUBA
CAPITULO VI

ARTICULO 51. - Los extranjeros y personas sin ciudadanía clasificados como de Transeúntes y Turistas no sujetos a Programa de Visitas, deberán solicitar personalmente autorización de los órganos de Inmigración y Extranjería para trasladarse por más de 72 horas del lugar registrado como su alojamiento.

Asi mismo, ambas categorías deberán solicitar autorización para salir de la provincia en que esté ubicado su alojamiento, por cualquier tiempo.

ARTICULO 52. - Los extranjeros y personas sin ciudadanía admitidos bajo la clasificación de Invitados de Organismos Estatales y de Organizaciones Cubanas y los Turistas sujetos a Programa de Visitas, ajustarán su estancia a los programas establecidos para ellos.

Los funcionarios, designados por los jefes o responsables máximos nacionales o provinciales de los órganos u organismos estatales y organizaciones políticas, sociales y de masas y el Instituto Nacional de Turismo, solicitarán autorización ante el órgano de Inmigración y Extranjería correspondiente, cuando resulte necesario introducir variaciones en los referidos programas.

ARTICULO 53. - Los Residentes Temporales podrán trasladarse sin el cumplimiento de requisito previo alguno, a los lugares previstos para el desarrollo de las actividades que dieron motivo a su admisión en el país. Para trasladarse a lugares no previstos, por más de 72 horas, o para cambiar permanentemente de domicilio, requerirán autorización de los órganos de Inmigración y Extranjería. Dicha solicitud será formulada por el órgano u organismo estatal u organización política, social o de masa responsabilizado con su estancia en el territorio nacional. 

ARTICULO 54. - Las solicitudes de autorización señaladas en los artículos anteriores se harán mediante el modelo oficial establecido, las autorizaciones se otorgarán mediante anotación en el documento de identidad correspondiente o mediante la entrega del modelo establecido al efecto.

ARTICULO 55. - Los Residentes Permanentes notificarán personalmente al órgano de Inmigración y Extranjería correspondiente, con diez días de antelación, los cambios permanentes de domicilio que proyecten realizar. 

ARTICULO 56. - Los Turistas y Transeúntes sólo podrán dedicarse durante su estancia en el territorio nacional, a las actividades directamente relacionadas con las causas de su admisión y no podrán, por lo tanto, desarrollar trabajos manuales o intelectuales, sean remunerados o no, salvo expresa autorización otorgada por los órganos de Inmigración y Extranjería.

Asi mismo, los Residentes Temporales sólo podrán realizar las actividades que motivaron su admisión en el territorio nacional, salvo que obtengan autorización de los órganos de Inmigración y Extranjería para desarrollar otras.

ARTICULO 57. - Los extranjeros o personas sin ciudadanía clasificados como Residentes Permanentes perderán esta condición si permanecieren ininterrumpidamente más de un año en el exterior, sin la correspondiente autorización de la Dirección de Inmigración y Extranjería. La autorización se solicitará por conducto de la correspondiente oficina cubana en el exterior, con no menos de treinta días de antelación al vencimiento de dicho plazo.

ARTICULO 58. - Los admitidos en el territorio nacional bajo las clasificaciones de Visitantes e Invitados no podrán concertar contrato laboral. 

Los empleadores sólo podrán contratar a los Residentes Permanentes, exigiéndoles la exhibición del carné de identidad correspondiente; y a los Residentes Temporales, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos en la Ley de Extranjería, el presente Reglamento, la Ley de Migración, su Reglamento y demás disposiciones vigentes.

Los extranjeros y personas sin ciudadanía Residentes Permanentes en el territorio nacional, no podrán concertar directamente contrato laboral con representaciones, empresas u otras entidades extranjeras en Cuba.

ARTICULO 59. - El extranjero o persona sin ciudadanía que concurra al otorgamiento de un acto de cualquier naturaleza, o solicite, inste o comparezca ante un órgano judicial o administrativo, o ante Notario Público, deberá acreditar que se encuentra legalmente en el país, mediante la exhibición del documento de identidad correspondiente.

La autoridad o funcionario hará constar el número del documento de identidad de los extranjeros o personas sin ciudadanía que concurran ante él.

Si carecieren del documento de identidad correspondiente o se observare en el mismo cualquier irregularidad, el funcionario o autoridad actuante dará cuenta de inmediato al órgano de Inmigración y Extranjería correspondiente; en este caso no podrá iniciarse el trámite o gestión, salvo que se tratare de una actuación de término o que no admita dilación.