DE LAS ENTRADAS AL TERRITORIO NACIONA

REGLAMENTO DE LA LEY DE MIGRACION

DECRETO NÚMERO 26/78

DE LAS ENTRADAS AL TERRITORIO NACIONAL

GENERALIDADES

ARTÍCULO 43.- Para entrar al territorio nacional de Cuba, toda persona deberá cumplir los requisitos establecidos por la Ley de Migración y por el presente Reglamento.

ARTÍCULO 44.- (Modificado) Para entrar al territorio nacional los ciudadanos cubanos deben poseer pasaporte cubano vigente, expedido a su nombre o documento equivalente. En el caso de los emigrados deben presentar su pasaporte debidamente habilitado.
 
ARTÍCULO 45.- (Modificado) Para entrar al territorio nacional los extranjeros o personas sin ciudadanía deben portar un pasaporte vigente expedido a su nombre o documento equivalente y la visa de entrada, salvo que se trate de ciudadanos de un país que en virtud de un convenio suscrito  por Cuba, están exentos de cumplir este requisito, atendiendo a los términos del expresado convenio.
 
En el caso de los residentes permanente, temporal, o de inmobiliaria, deben portar un pasaporte vigente expedido a su nombre o documento equivalente y el Carné de Identidad o la Tarjeta de Menor del extranjero.

ARTÍCULO 46.- El que habiendo poseído la ciudadanía cubana, solicite la entrada al territorio nacional como titular de pasaporte extranjero, deberá presentar en el momento de solicitar la correspondiente visa y en aquel en que le sea practicado el despacho migratorio de entrada, la prueba documental de que se ha dispuesto por autoridad competente la pérdida de su ciudadanía cubana. Sin este requisito no le será expedida visa ni será admitido en Cuba como extranjero.

(MODIFICADA) DE LA ENTRADA DE CIUDADANOS CUBANOS

ARTÍCULO 47.1.- (Modificado) Los ciudadanos cubanos emigrados pueden permanecer hasta 90 días en sus visitas a Cuba.

2. Los ciudadanos cubanos con residencia en el exterior pueden permanecer hasta 180 días en sus visitas a Cuba.

3. En ambos casos, la autoridad migratoria puede prorrogar el término cuando corresponda.

ARTÍCULO 48.1.- (Modificado) Los ciudadanos cubanos emigrados que pretenden establecer su residencia en el territorio nacional lo solicitan ante las representaciones diplomáticas o consulares, o ante la oficina de trámite del Ministerio del Interior que corresponda, cuando se encuentran en Cuba.

2. El Ministerio del Interior establece los procedimientos para la tramitación de las solicitudes a que se refiere el apartado anterior.

ARTÍCULO 49.- (Modificado) Las representaciones y oficinas cubanas en el exterior remiten las solicitudes recibidas a la Dirección de Inmigración y Extranjería del Ministerio del Interior, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

ARTÍCULO 50.- (Modificado) La Dirección de Inmigración y Extranjería dispone de un término que no exceda de 90 días para dar respuesta a las solicitudes a que se refiere el artículo 48 del presente Reglamento y notificar al interesado.

ARTÍCULO 51.- (Derogado)
ARTÍCULO 52.- (Derogado)
ARTÍCULO 53.- (Derogado)
ARTÍCULO 54.- (Derogado)
ARTÍCULO 55.- (Derogado)
ARTÍCULO 56.- (Derogado)
ARTÍCULO 57.- (Derogado)
ARTÍCULO 58.- (Derogado)

DE LOS EXTRANJEROS VISITANTES

ARTICULO 59. - Son Turistas aquellos extranjeros y personas sin ciudadanía que vienen a Cuba por placer o recreo. Aquellos que ajusten su viaje a Cuba a un programa de turismo contratado con una agencia internacional que mantenga convenio con el Instituto Nacional de Turismo a esos fines, se denominarán Turistas sujetos a Programa de Visita. 

ARTICULO 60. - Son Transeúntes los extranjeros y personas sin ciudadanía que arriben a Cuba para atender algún asunto particular. 

ARTICULO 61. - Los Turistas y Transeúntes podrán ser admitidos por períodos hasta de 30 días, prorrogables por igual término, por la Dirección de Inmigración y Extranjería o por el tiempo previsto en los convenios de exención visado, suscritos por Cuba. 

ARTICULO 62. - Son Pasajeros en Trasbordo, los extranjeros y personas sin ciudadanía que lleguen algún puerto o aeropuerto de la República, haciendo escala, al solo objeto de cambiar de nave marítima o aérea y continuar viaje. Son pasajeros de Tránsito, aquellos que solo permanecen en el territorio nacional justamente el tiempo que la nave marítima o aérea en que viajan se encuentra en puerto o aeropuerto, realizando las operaciones propias de mantenimiento y del transporte de carga y pasaje, para continuar viaje en la misma. 

ARTICULO 63. - Los Pasajeros en Trasbordo o de Tránsito no necesitaran visa para llegar al país o permanecer en él durante el término de 72 horas, prorrogables sólo en caso de fuerza mayor; pero no podrán abandonar el área del puerto o aeropuerto a donde arribaron, si no es con la autorización expresa de las autoridades de Inmigración y Extranjería.  

Las empresas transportadoras podrán solicitar de las autoridades de Inmigración y Extranjería que autoricen a los pasajeros en Trasbordo o de Tránsito a que salgan del área del puerto o aeropuerto, durante el tiempo que se haya autorizado su estancia en Cuba. 

Las solicitudes se formularán por escrito y serán firmadas por los  representantes legales de dichas empresas. 

Será facultad de las autoridades de Inmigración y Extranjería acceder o no a las solicitudes a que se refiere el párrafo anterior. 

Si accedieren deberán proveer a cada pasajero autorizado de un "Permiso al Pasajero", en el que constarán los datos suficientes para su identificación, la nave marítima o aérea en que arribó, el lugar de procedencia, y cuantos más requisitos sean necesarios a estos fines. 

ARTICULO 64. - Son tripulantes, las personas integrantes del equipo que dirige, conduce, administra y atiende las naves marítimas o aéreas como personal a bordo de las mismas, comprendiendo esas atenciones las de servicio a los pasajeros y carga que transportan dichas naves. y que hayan sido contratadas para realizar esas labores por el capitán, dueño, agente o consignatario de la nave marítima o aérea que presten servicios.  

ARTICULO 65. - Los tripulantes extranjeros de naves aéreas que posean Certificados de Miembros de la Tripulación, expedidos conformes al modelo adoptado por la Convención de Aviación Civil Internacional, que hayan sido extendidos por el Estado en que aparezca matriculada la nave aérea, y siempre que su país conceda igual trato a Cuba, podrán desembarcar y permanecer en las áreas establecidas al efecto, a solicitud de la empresa a la que presten sus servicios. 

Para salir de dichas áreas deberán obtener un permiso de las autoridades de Inmigración y Extranjería. 

El permiso señalado en el párrafo anterior deberá contener los datos necesarios, para identificar al portador, su nacionalidad y la empresa y nave aérea en que presta servicios; los mismos se expedirán a solicitud y bajo la responsabilidad de la empresa operadora de la nave aérea.  

Los Tripulantes extranjeros de buques deberán estar en posesión de un pasaporte o Carné de Mar, y en ese caso podrán obtener la autorización, siempre y cuando, y en iguales condiciones, su país conceda igual trato a los tripulantes de buques cubanos. 

ARTICULO 66. - Ningún tripulante extranjero de buque o nave aérea que se encuentre en un puerto o aeropuerto del territorio nacional, podrá ser despedido o desenrolado de su trabajo, ni abandonarlo por su propia voluntad, debiendo en todo caso continuar viaje en los mismos, con excepción de lo establecido en las leyes penales de la República. Pero si le resultare necesario desembarcar, por enfermedad o fuerza mayor, el Capitán, dueño, agente o consignatario, lo pondrá a disposición de las autoridades de Inmigración y Extranjería, quienes resolverán lo que proceda hasta su reembarque, siendo los gastos que se originen por cuenta y a cargo de quien opera la nave marítima o aérea.

DE LOS DIPLOMÁTICOS

ARTICULO 67. - A los fines de este Reglamento, se clasifican como Diplomáticos los extranjeros que sean agentes diplomáticos y consulares acreditados en Cuba, que arriben al territorio nacional para representar al Gobierno que los designa, ante el Gobierno de la República de Cuba, conforme a las categorías y clasificaciones establecidas en las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y sobre Relaciones Consulares de 1963 y otros Tratados suscritos por Cuba, así como los familiares de dichos agentes, en los términos señalados en dichas Convenciones y Tratados, y que permanezcan en el territorio nacional el tiempo que dure la representación que ostenten. 

A esta categoría se asimilan los funcionarios de Naciones Unidas, del Consejo de Ayuda Mutua Económica, y de otros organismos internacionales acreditados ante el Gobierno de la República de Cuba o con sede en nuestro país, así como sus familiares, según los tratados de que Cuba sea parte. 

ARTICULO 68. - A los fines de este Reglamento, se clasifican como Diplomáticos los extranjeros admitidos en calidad de personal técnico, administrativo y de servicio, servidumbre particular de la Misión o de sus agentes diplomáticos o consulares, en los términos establecidos en las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y Relaciones Consulares de 1963 y otros Tratados suscritos por Cuba; y podrán permanecer en el territorio nacional durante el tiempo que dure su trabajo en tal carácter. Se asimila a esta categoría el personal de clasificación equivalentes de las Naciones Unidas, del Consejo de Ayuda Mutua Económica y de otros organismos acreditados ante el Gobierno de la República de Cuba o con sede en nuestro país, según los Tratados de que Cuba sea parte. 

ARTICULO 69. - A los efectos de este Reglamento, se clasifican como Diplomáticos los extranjeros agentes diplomáticos en tránsito y sus familiares, titulares de Pasaporte Diplomático expedidos por sus respectivos gobiernos así como el personal referido en el artículo anterior, que haya de pasar por Cuba en tránsito, siempre que los países correspondientes concedan igual trato a Cuba. 

ARTICULO 70. - A los efectos de este Reglamento, se clasifican como Diplomáticos los funcionarios de gobiernos extranjeros en Misión Oficial en Cuba, es decir, aquellos extranjeros, no agentes diplomáticos, que vengan a Cuba en Misión Oficial de su Gobierno permaneciendo en el territorio nacional por el tiempo que dure su misión, según la solicitud que formulen las autoridades correspondientes de su país. 

ARTICULO 71. - Los agentes diplomáticos y consulares y funcionarios de Naciones Unidas, del Consejo de Ayuda Mutua Económica y de otros organismos internacionales y sus familiares; el personal extranjero no diplomático de las misiones acreditadas en Cuba y sus familiares, que no sean residentes permanentes en nuestro país; los agentes diplomáticos en tránsito y sus familiares y los funcionarios de gobiernos extranjeros en Misión Oficial en Cuba, deberán ser portadores y titulares de pasaporte expedido por sus respectivos gobiernos u organismos internacionales que los acrediten como tales, así como de la visa de entrada en Cuba, salvo que exista convenio de exención de ese requisito suscrito entre Cuba y el país cuyo Gobierno representen; y en su caso deberán solicitar y obtener la franquicia diplomática correspondiente a través del Ministerio de Relaciones Exteriores

DE LOS INVITADOS

ARTICULO 72. - Se clasifican como Invitados aquellas personalidades extranjeras que conforme a las disposiciones establecidas al efecto, son admitidas y permanecen en el territorio nacional, según un programa de visita y por el tiempo señalado para la misma, invitados por las autoridades cubanas. 

ARTICULO 73. - Se clasifican como Invitados del Partido Comunistas de Cuba, del Estado y del Gobierno, las personalidades extranjeras invitadas por el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Presidente del Consejo de Estado o el Ministro de Relaciones Exteriores. 

ARTICULO 74. - Se clasifican como Invitados de Organismos Estatales y Organizaciones Cubanas, las personalidades extranjeras invitadas por los restantes Jefes de los Organismos de la Administración Central del Estado, así como por los responsables máximos de organizaciones políticos, sociales y de masas. 

DE LOS RESIDENTES TEMPORALES

ARTICULO 75. - Se clasifican como Residentes Temporales, los técnicos, científicos y demás extranjeros y personas sin ciudadanía que por su especial calificación sean contratados por los organismos oficiales cubanos para trabajar en Cuba temporalmente. 

ARTICULO 76. - Se clasifican como Residentes Temporales, los estudiantes y becarios extranjeros y personas sin ciudadanía admitidos en Cuba por un centro de estudio, investigaciones o adiestramiento, seleccionados por el Partido Comunista de Cuba, el Gobierno o Instituciones Oficiales, conforme a los programas de intercambio, cooperación y colaboración educacional de Cuba. 

ARTICULO 77. - Se clasifican como Residentes Temporales, los religiosos y representantes de cualquier culto, religión o secta religiosa, que sean extranjeros o personas sin ciudadanía que se admitan en Cuba al servicio de éste, siempre que el mismo se encuentre reconocido, debidamente inscripto y autorizado para el ejercicio en Cuba de su fe. 

ARTICULO 78. - Se clasifican como Residentes Temporales, los artistas de profesión extranjeros o personas sin ciudadanía que arriben a Cuba contratados para ejercer su arte. 

ARTICULO 79. - Se clasifican como Residentes Temporales los deportistas y auxiliares de equipos de deportes e integrantes de delegaciones deportivas en general, extranjeros o personas sin ciudadanía que arriben a Cuba con ese carácter.  

ARTICULO 80. - Se clasifican como Residentes Temporales, los asilados políticos y los refugiados. 

Se consideran asilados políticos, los extranjeros y personas sin ciudadanía que se ven obligados a abandonar su país, por encontrarse perseguidos en virtud de su lucha por los derechos democráticos de las mayorías; por la liberación nacional; contra el imperialismo, el fascismo, el colonialismo y neocolonialismo; por la supresión de la discriminación racial; por los derechos y reivindicaciones de los trabajadores, campesinos y estudiantes; por sus actividades políticas, científicas y artísticas progresistas; por el socialismo y por la paz, y buscan y obtienen la hospitalidad y albergue de nuestra República, pudiendo permanecer en ella con la obligación o intención declarada de regresar a su Patria tan pronto cesen las causas que motivaron su exilio. 

Se considerarán refugiados aquellos extranjeros y personas sin ciudadanía cuya entrada se autorice en el territorio nacional por tener que emigrar de su país a causa de calamidad social, bélica, por cataclismo u otros fenómenos de la naturaleza y que permanecerán temporalmente en Cuba, en tanto se restablezcan las condiciones normales en su país de origen. 

Durante su estancia en el territorio nacional, los asilados políticos y refugiados podrán desempeñar labores remuneradas. 

ARTÍCULO 81.- (Modificado) El Ministerio de Relaciones Exteriores informa a la Dirección de Inmigración y Extranjería cuando el Consejo de Ministros, en el ejercicio de sus facultades constitucionales, otorga asilo político a un extranjero o persona sin ciudadanía o cuando estos deben admitirse en el territorio nacional como refugiados, a los efectos de que se extienda el correspondiente visado o se apruebe la Residencia Temporal.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores comunica a la Dirección de Inmigración y Extranjería, a los efectos procedentes, el cese de las causas que motivaron la concesión de asilo político o la admisión como refugiados de extranjeros o personas sin ciudadanía.

ARTICULO 82. - Se clasifican como Residentes Temporales, los periodistas, corresponsales, representantes de la prensa, cine, televisión, y otros medios de difusión, extranjeros o personas sin ciudadanía, que sean admitidos para ejercer su función periodística en el territorio nacional. siempre y cuando en su país se concedan iguales facilidades a los periodistas de las agencias de prensa cubanas, y que sean acreditados por la Dirección de Prensa, Divulgación y Relaciones Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores.  

ARTICULO 83. - Se clasifican como Residentes Temporales, los representantes comerciales y agentes de negocios extranjeros o personas sin ciudadanía que arriben a Cuba para dedicarse a actividades del comercio exterior. 

ARTICULO 84. - Los extranjeros y personas sin ciudadanía clasificados como Residentes Temporales, podrán ser admitidos en Cuba por el tiempo necesario para cumplimentar las actividades que motiven su entrada, y no están autorizados para realizar otras distintas, sean éstas remuneradas o no, salvo lo establecido en el Artículo 80 en cuanto a asilados políticos y refugiados. 

Los organismos u organizaciones bajo cuya responsabilidad sean admitidos en Cuba extranjeros y personas sin ciudadanía bajo la clasificación de Residentes Temporales están en la obligación de notificar a la Dirección de Inmigración y Extranjería el cese de las actividades de dichos extranjeros o personas sin ciudadanía, dentro del término improrrogable de 7 días naturales posteriores a la conclusión de las mismas, a los efectos de su reembarque.  

ARTICULO 85. - Los cónyuges e hijos menores que se admitan en compañía de Residentes Temporales, se asimilan a dicha clasificación. 

ARTICULO 86. - Los extranjeros y personas sin ciudadanía clasificados como Turistas, Transeúntes, Periodistas y Representantes Comerciales, para ser admitidos en Cuba, deberán hallarse en posesión de los recursos financieros necesarios para cubrir sus gastos normales durante su estancia en Cuba, de acuerdo con lo establecido por el Banco Nacional de Cuba. 

ARTICULO 87. - Los extranjeros y personas sin ciudadanía clasificados como Turistas, Transeúntes, Estudiantes, Religiosos, Artistas, Periodistas y Representantes Comerciales para ser admitidos en Cuba deberán hallarse en posesión de pasaje para regresar a su país de procedencia o continuar viaje a un tercer país, y de las visas o permisos necesarios al efecto.  

El requisito de pasaje de continuación de viaje o regreso, podrá ser suplido por el depósito de una fianza suficiente para cubrir su importe en el Banco Nacional de Cuba; pero en otro caso las empresas transportadoras no podrán, sin autorización expresa de la Dirección de Inmigración y Extranjería, cancelar, devolver el importe, ni cambiar a favor de otra persona, los pasajes de regreso de los referidos extranjeros o personas sin ciudadanía, mientras se encuentren en el territorio nacional, de manera que dichos pasajes no puedan ser utilizados más que por ellos mismos, y al solo objeto de salir de Cuba. La infracción de este precepto dará lugar a una multa hasta de cien pesos ($100.00). 

ARTICULO 88. - Los extranjeros, ciudadanos de países con los que Cuba tenga celebrado Convenio de Exención de Visado, salvo este requisito de la visa, vendrán obligados a cumplir los demás requisitos establecidos en el presente Reglamento para la clasificación que les corresponda. 

DE LOS RESIDENTES PERMANENTES

ARTICULO 89. - Se considerarán Residentes Permanentes, los extranjeros y personas sin ciudadanía a quienes se les haya otorgado tal categoría antes de la publicación de este Reglamento, y aquellos que sean admitidos para fijar su domicilio definitivo en el territorio nacional y cumplan los requisitos establecidos. 

ARTICULO 90. - Los ciudadanos cubanos que residen permanentemente en Cuba podrán reclamar la entrada o permanencia como Residentes Permanentes, de sus padres, hijos y cónyuges extranjeros o sin ciudadanía, siempre que acrediten debidamente el parentesco. Para acogerse a lo establecido en este Artículo, el matrimonio debe haber sido formalizado conforme a las leyes cubanas. 

ARTICULO 91. - Los extranjeros y personas sin ciudadanía que no se encuentren comprendidos en el Artículo anterior, también podrán solicitar su entrada en Cuba como Residentes Permanentes, siempre que obtengan la visa y la autorización de la Dirección de Inmigración y Extranjería según los requisitos establecidos.

(MODIFICADA) DE LOS RESIDENTES DE INMOBILIARIAs.

ARTÍCULO 92.- (Modificado) Se clasifican como residentes de inmobiliarias las personas naturales extranjeras propietarias o arrendatarias de viviendas en complejos inmobiliarios en el territorio nacional y sus familiares extranjeros residentes en esos inmuebles.

ARTÍCULO 93.- (Modificado) Los extranjeros clasificados como residentes de inmobiliarias, podrán ser admitidos en Cuba por un año, prorrogable sucesivamente por igual término.

(ADICIONADA) DEL VISADOs.

ARTÍCULO 94.1.- (Modificado) El visado de pasaporte o documento equivalente es válido para un solo viaje y durante el tiempo de vigencia autorizado, siempre que se utilice para entrar al país dentro de un período de tres meses a partir de la fecha de expedición, prorrogable por igual período.

 

El tiempo que se autorice en el visado para permanecer en el territorio nacional, no podrá exceder el término previsto para cada visa, ni el de validez del pasaporte o documento de viaje equivalente.

2. Las visas, según las categorías de los extranjeros que las solicitan, se clasifican en:

a) Visitante.
b) Diplomático.
c) Oficial.
d) Residente Temporal.
e) Residente Permanente.
f) Residente de Inmobiliaria.

Los ministros del Interior y de Relaciones Exteriores quedan facultados para establecer las subclasificaciones de las visas cuyo otorgamiento se les encomienda por el presente Reglamento.

ARTÍCULO 95.- El Ministro de Relaciones Exteriores designará los funcionarios facultados para autorizar que se extiendan Visa Diplomática y Visa Oficial, así como los funcionarios de las representaciones diplomáticas y consulares y otras oficinas cubanas en el exterior, que practicarán los trámites y diligencias de visado de pasaportes o documentos de viajes equivalentes.

ARTÍCULO 96.- Las solicitudes de Visa Diplomática se formularán ante las representaciones diplomáticas o consulares cubanas, en el país de residencia o tránsito del solicitante.

ARTÍCULO 97.- Se otorga Visa diplomática a:
 
a) Los extranjeros que deban arribar al territorio nacional para representar al gobierno que lo designa ante el Gobierno de la República de Cuba, en calidad de agentes diplomáticos o consulares, conforme a las categorías y clasificaciones establecidas en las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y sobre Relaciones Consulares de 1963, y otros Tratados suscritos por Cuba, así como los familiares de dichos agentes en los términos señalados en dichas Convenciones y Tratados; y podrán permanecer en el territorio nacional durante el tiempo que dure la representación que ostentan. A esta categoría se asimilan los funcionarios de Naciones Unidas y de otros organismos internacionales acreditados ante el Gobierno de la República de Cuba, o con sede en nuestro país, así como sus familiares que vivan a su abrigo.

b)Los extranjeros que deban entrar al territorio nacional empleados o contratados por las misiones diplomáticas o consulares como personal administrativo y técnico, de servicio de la Misión y de servidumbre particular de los miembros de la Misión, en los términos establecidos en las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y sobre Relaciones Consulares de 1963, y en otros Tratados suscritos por Cuba; y podrán permanecer en el territorio nacional durante el tiempo que dure su trabajo en tal carácter.   Se asimilan a esta categoría los que prestan tal servicio a los funcionarios de Naciones Unidas y de organismos internacionales acreditados ante el Gobierno de la República o con sede en nuestro país.

c) Los extranjeros, agentes diplomáticos y sus familia-res, titulares de Pasaporte Diplomático expedido por sus respectivos gobiernos que hayan de pasar por Cuba en tránsito, siempre que los países correspondientes concedan igual trato a Cuba.

Se asimila a esta categoría el personal en tránsito referido en el Inciso anterior.
 
ch) Los extranjeros, funcionarios de gobiernos extranjeros, que no son agentes diplomáticos y que vienen a Cuba, en Misión Oficial de su Gobierno permaneciendo en el territorio nacional por el tiempo que dure su misión, según la solicitud que formulen las autoridades correspondientes de su país.

d) Los extranjeros que deban entrar al territorio nacional como correos diplomáticos y sean titulares de un documento oficial, expedido por sus respectivos gobiernos, en el que conste su condición de tal; y podrán permanecer en el territorio nacional durante el tiempo que dure su trabajo en tal carácter.

ARTÍCULO 98.- Se otorga Visa Oficial a:

a) Los Invitados del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, el Estado y del Gobierno.

b) Los Invitados de Organismos Estatales y de Organizaciones cubanas. El Ministro de Relaciones Exteriores cursará la autorización de Visa Oficial por indicación de las autoridades competentes.

ARTÍCULO 99.- Otorgada que sea una Visa Diplomática u Oficial, el Ministerio de Relaciones Exteriores lo comunicará a la Oficina del Servicio Exterior que corresponda, para que la diligencie y entregue sin otro trámite, y a la Dirección de Inmigración y Extranjería para su conocimiento.

ARTÍCULO 100.- El Ministro del Interior designará los funcionarios facultados para otorgar o denegar las Visas de Visitantes, Residente Temporal y Residentes.

ARTÍCULO 101.- Las solicitudes de las visas señaladas en el artículo anterior, se formularán ante la representación diplomática o consular u otra oficina cubana autorizada al efecto, en el lugar donde se encuentre el interesado, las que remitirán dichas solicitudes a la Dirección de Inmigración y Extranjería por conducto del Ministerio de Relaciones Exteriores.

ARTÍCULO 102.- El extranjero o persona sin ciudadanía que desee viajar a Cuba como Turista no sujeto a Programa de Visita, deberá formular su solicitud con la antelación que se establezca a la fecha prevista del viaje.

ARTÍCULO 103.- El extranjero o persona sin ciudadanía que desee viajar a Cuba como Turista sujeto a Programa de Visita, deberá presentar su solicitud de visa por conducto de la agencia de turismo que contratare el viaje con las empresas del Ministerio de Turismo.

ARTÍCULO 104.- Los extranjeros o personas sin ciudadanía que deseen viajar a Cuba como Transeúntes, formularán su solicitud con no menos de dos meses de antelación a la fecha prevista del viaje.

ARTÍCULO 105.-Los extranjeros o personas sin ciudadanía de la categoría de Pasajeros en Transbordo o de Tránsito, que deban permanecer por más de 72 horas en Cuba, formularán su solicitud de visa con no menos de 15 días de antelación a la fecha prevista del viaje.

ARTÍCULO 106.- Las solicitudes de admisión de Residentes Temporales se presentarán por los organismos estatales y organizaciones sociales y de masa interesados, ante la Dirección de Inmigración y Extranjería, o ante los correspondientes órganos provinciales de Inmigración y Extranjería con no menos de 15 días de antelación a la fecha prevista del viaje.

ARTÍCULO 107.- El funcionario designado por el Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, formulará la solicitud de admisión de los técnicos extranjeros o sin ciudadanía, las misiones técnicas y las delegaciones de colaboración económica y científicotécnica, así como del personal técnico extranjero o sin ciudadanía que viaje para realizar supervisiones de montaje, construcciones de plantas y otras tareas especializadas.

Asimismo, los funcionarios designados por los Jefes de Organismos de la Administración Central del Estado que requieran la admisión en Cuba de otros técnicos, científicos y demás extranjeros o personas sin ciudadanía contratados para trabajar en nuestro país, formularán la correspondiente solicitud a favor de los mismos.
 
ARTÍCULO 108.- Los funcionarios designados por el Ministro de Educación Superior o por el Ministro de Educación, y por otros Ministros y Jefes de Organismos que tengan a su cargo centros de estudios, formularán las solicitudes de admisión de estudiantes o becarios extranjeros o sin ciudadanía.

ARTÍCULO 109.- Los funcionarios designados por el Ministro de Cultura, o por el Presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, formularán la solicitud de admisión de artistas extranjeros o personas sin ciudadanía contratados para actuar en Cuba.

ARTÍCULO 110.- El funcionario designado por el Presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación formulará la solicitud de admisión de deportistas o auxiliares de equipos de deportes, e integrantes de delegaciones deportivas en general, extranjeros o personas sin ciudadanía, para participar en actividades deportivas en Cuba.
 
ARTÍCULO 111.- Los representantes legales de los cultos, religiones y sextas religiosas debidamente inscriptos y autorizados para el ejercicio en Cuba de su fe, formularán las solicitudes de entrada de los extranjeros o personas sin ciudadanía que deseen sean admitidos en el territorio nacional con el carácter de religioso o representantes de dichos cultos, religiones o sectas.
 
ARTÍCULO 112.- La agencia u organismo de prensa o radiodifusión que desee acreditar un periodista extranjero o sin ciudadanía permanentemente en Cuba, o el periodista extranjero que desee realizar un trabajo profesional por su cuenta en Cuba, deberá dirigir la solicitud al Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La citada Dirección, cuando proceda, solicitará la admisión en Cuba de las personas señaladas en el párrafo anterior.

ARTÍCULO 113.- El funcionario designado por el Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera solicitará la admisión, en los casos que proceda, directamente a la Dirección de Inmigración y Extranjería, de los extranjeros y personas sin ciudadanía que deseen entrar a Cuba como representantes comerciales o agentes de negocios.
 
ARTÍCULO 114.- Los residentes en Cuba interesados en la entrada como transeúntes o Residentes Permanentes de familiares o amigos extranjeros o sin ciudadanía, formularán su solicitud ante la Dirección de Inmigración y Extranjería, en la provincia de La Habana y el Municipio Especial de Isla de la Juventud; o ante el órgano provincial de Inmigración y Extranjería correspondiente, en las restantes, con no menos de tres meses de antelación a la fecha prevista del viaje; y acompañarán declaración jurada ante Notario Público responsabilizándose por su eventual alojamiento y manutención mientras dure su visita, o hasta que comiencen a desempeñar labores remuneradas o a percibir ingresos propios, si entrasen para residir permanentemente.

ARTÍCULO 115.- Los extranjeros y personas sin ciudadanía mayores de edad, para solicitar su admisión como Residentes Permanentes al territorio nacional, deberán concurrir a la representación diplomática o consular u oficina cubana en el exterior expresamente autorizada al efecto, que se encuentre más próxima al lugar de su domicilio habitual, y llenar una solicitud en que consten sus generales, a la que acompañarán una certificación de nacimiento, una certificación de residencia habitual, exámenes radiográficos y serológicos, y prueba de su capacidad técnica o práctica, solvencia económica, relaciones o vinculaciones familiares o laborales en Cuba y la explicación de los motivos de la solicitud.

ARTÍCULO 116.- Los funcionarios autorizados ante quien se presente la solicitud a que se refiere el artículo anterior, deberán certificar que los documentos acompañados son expedidos conforme a las leyes del país de que se trate y que los exámenes y análisis han sido realizados por personas competentes para ello.

ARTÍCULO 117.- Recibida que sea la solicitud de entrada de un extranjero o persona sin ciudadanía como Transeúnte o Residente Permanente, la Dirección de Inmigración y Extranjería radicará expediente y procederá a citar, a través del órgano provincial de Inmigración y Extranjería, en su caso, a un miembro mayor de 18 años de edad del núcleo familiar que el solicitante pretende visitar, o con quien pretende residir.

La incomparecencia de esta persona podrá motivar que se archive el expediente, sin otro trámite que la comunicación al interesado a través de la correspondiente oficina cubana en el extranjero.

ARTÍCULO 118.- Al comparecer ante el funcionario de Inmigración la persona citada según el Artículo anterior, se le preguntará si desea formular invitación a favor del solicitante, y en caso afirmativo deberá suscribir la solicitud correspondiente, responsabilizándose por los eventuales alojamiento y manutención de aquel mientras dure su visita o hasta que comience a desempeñar labores remuneradas o a percibir ingresos propios, si entrase a residir permanentemente en Cuba.

Si el compareciente no estuviese de acuerdo con la solicitud, lo hará constar por escrito que se incorporará al expediente, que en este caso podrá ser denegado sin otro trámite que la comunicación al interesado.

ARTÍCULO 119.- (Modificado) Los funcionarios designados por el Ministro de Turismo formularán la solicitud de admisión de extranjeros o personas sin ciudadanía que sean propietarios o arrendatarios de vivienda en complejos inmobiliarios, así como a sus familiares extranjeros que lo requieran para su estancia en Cuba.

El Ministerio de Turismo comunicará a la Dirección de Inmigración y Extranjería, a los efectos procedentes, el cese de las causas que motivaron el otorgamiento a un extranjero o persona sin ciudadanía, de la visa de Residente de Inmobiliaria y que determinó su admisión en Cuba bajo esa clasificación.

ARTÍCULO 120.- La Dirección de Inmigración y Extranjería comunicará al Ministerio de Relaciones Exteriores la respuesta a las solicitudes de Visas de Visitantes, Residente Temporal y Residente a los efectos de que se tramite y expida la correspondiente visa,
o se comunique su denegación al interesado, a través de la oficina en que formuló su solicitud.

ARTÍCULO 121.- Por solicitud de un miembro del Consejo de Ministros, la Dirección de Inmigración y Extranjería podrá otorgar autorización especial a favor de un extranjero para que en cualquier momento durante un período hasta de un año le sea extendida, cada vez que la solicite, visa múltiple de Residente Temporal en determinada representación diplomática o consular u otra oficina cubana autorizada en el exterior, con la simple presentación de su Pasaporte.

ARTÍCULO 122.- El Ministro de Relaciones Exteriores y el Ministro del Interior quedan facultados para designar los funcionarios que resolverán las solicitudes de visa cuya tramitación se encomienda por el presente Reglamento a sus respectivos Ministerios, así como regular la forma, confección, expedición y entrega de dichas visas y para dictar las instrucciones complementarias que resulten necesarias para el mejor cumplimiento de lo establecido en este Capítulo.