CONCURRENCIA

SECCIÓN II
De la concurrencia

ARTÍCULO 18.-Las entidades son las responsables de la ejecución del proceso de solicitud, análisis y selección de la oferta más ventajosa en cuanto a calidad, precios, condiciones de pago, plazos de entrega, servicios de postventa y garantía, condiciones de transportación, entre otros, tomando en consideración la solicitud recibida del cliente nacional, expresada documentalmente.

ARTÍCULO 19.-Las solicitudes de oferta son realizadas por escrito y remitidas en la misma fecha e iguales términos a los proveedores, de manera independiente, según el tipo de producto de que se trate, debiendo incluir en las mismas, los elementos esenciales acorde a los requerimientos que fundamenta cada solicitud en particular, según las regulaciones establecidas por el MINCEX. Cuando no se requiera solicitar ofertas a todos los proveedores, por razón del valor a contratar o por existir una concurrencia reciente, ello es indicado en la Política de Gestión de Importaciones.

Si la oferta solicitada es con fines investigativos del mercado se indica expresamente en la solicitud.

ARTÍCULO 20.-Las entidades, además de velar por la representatividad de los proveedores de las mercancías a ser importadas, toman en cuenta, en el planeamiento de la operación, la idoneidad de los mercados proyectados de manera que resulten verdaderamente representativos de aquellos con mejores condiciones para la adquisición del producto en cuestión y que sirvan al propósito de obtener óptimos niveles de calidad, precios y entregas, evitando contar con ofertas provenientes de un solo país.

ARTÍCULO 21.-Una vez recibidas las ofertas, las entidades remiten la información a los clientes nacionales a los efectos de la revisión de los aspectos referidos a la calidad del producto; las condiciones de entrega; el importe del cierre de la operación, distinguiendo el precio del producto del valor del flete, cuando corresponda; las especificaciones técnicas y otros requisitos obligatorios, de conformidad con lo requerido en la solicitud de oferta.

Las entidades acuerdan en el contrato con el cliente nacional el plazo de que dispone este para dar respuesta del resultado de la revisión de la oferta.

ARTÍCULO 22.-A partir de las consideraciones de los clientes nacionales, las entidades efectúan el análisis de la concurrencia de ofertas, tomando en cuenta los elementos comparativos necesarios de modo que expresen el costo total de la operación comercial.

Este análisis debe evidenciar el resultado de la negociación (puja), mediante sus ofertas, contra-ofertas y reofertas, apoyadas en elementos del mercado, conocimientos y experiencia de los productos y proveedores, lo que ha de constar por escrito y ser colegiado, según los procedimientos internos establecidos por las entidades, sirviendo de base para la toma de la decisión final sobre la selección del o los proveedores, de la cual son responsables las entidades.

En el caso que la oferta seleccionada modifique los parámetros originalmente solicitados, y haya sido debidamente aprobada por el cliente, dichos parámetros deben reflejarse en el contrato que ampare la operación de importación de las mercancías, luego de haber sido considerados los mismos en la debida comparación de las ofertas en el pliego.

ARTÍCULO 23.-Las entidades no requieren de la consulta y aprobación de los clientes nacionales cuando se trate de productos cuyas calidades y especificaciones técnicas hayan sido previamente aprobadas por estos o las ofertas recibidas se ajusten a las solicitudes del mismo, en cuanto a las descripciones técnicas, marca, garantía, condiciones de entrega, envase, embalaje, cantidades y presupuesto aprobado.

ARTÍCULO 24.-Todos los documentos relacionados con la concurrencia forman parte del expediente que sea habilitado para cada operación comercial que suscriban las entidades.

ARTÍCULO 25.-De existir una fuente exclusiva de suministro, o acuerdos de precio a mediano y largo plazos, es responsabilidad de las entidades comprobar, al menos anualmente, que los precios y calidades ofrecidos continúan siendo competitivos y al mismo tiempo desarrollar un plan conjunto con los clientes nacionales que permita disponer de más de una alternativa de suministro a mediano y largo plazos.

ARTÍCULO 26.-Las entidades en el proceso de fijación de los precios de los productos básicos deben emplear como referencia los de cotización en el mercado mundial. El precio de realización podrá ser mayor o menor que el de referencia, en dependencia de la calidad, certificación del producto, cantidad de mercancía a contratar, forma de pago y condiciones vigentes en el mercado.

ARTÍCULO 27.-Para los productos manufacturados u otros para los cuales no existe un precio de referencia en el mercado, las entidades acuerdan el precio de realización tomando en consideración la calidad del producto, su demanda, el costo de producción, los precios de la competencia, precios de la última compra, serie histórica de precios de ofertas y/o contratación y otros aspectos que influyan en la mejor comercialización del producto.

ARTÍCULO 28.-En el análisis de los aspectos financieros de las operaciones comerciales, tales como: modalidades financieras a utilizar, pagos anticipados, garantías, coberturas de seguro de crédito oficial, ofertas sospechosas, especulativas o fraudulentas, entre otros, las entidades deben remitirse a las normas e indicaciones vigentes para las operaciones financieras con el exterior, emitidas por el Banco Central de Cuba.

ARTÍCULO 29.-Las entidades han de evaluar, en cada transacción comercial, las incidencias que en las mismas pudieran tener las restricciones por las medidas del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América.