REGLAS DE PROCEDIMIENTO DE LA CORTE CUBANA DE ARBITRAJE COMERCIAL INTERNACIONAL

CAMARA DE COMERCIO DE LA REPUBLICA DE CUBA

RESOLUCIÓN 12 DEL 2007

POR CUANTO: Mediante Decreto Ley No. 250 de fecha 30 de julio del 2007, derogatorio de la Ley 1303 De la Corte de Arbitraje de Comercio Exterior, de 26 de mayo de 1976, fue instituida, en lugar de ésta y como continuadora de la misma, la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional.

POR CUANTO: En tal virtud, se hace necesario aprobar y poner en vigor las nuevas reglas de procedimiento de arbitraje de la Corte, en sustitución de las contenidas en la citada Ley 1303 de 1976.

POR CUANTO: En su Disposición Final Segunda, el Decreto Ley No. 250 de fecha 30 de julio del 2007, De la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional encomendó al que resuelve aprobar y poner en vigor las reglas de procedimiento de la Corte.

POR TANTO: En uso de las facultades que me están conferidas

RESUELVO:

PRIMERO: Aprobar las siguientes

REGLAS DE PROCEDIMIENTO DE LA CORTE CUBANA DE ARBITRAJE COMERCIAL INTERNACIONAL

Artículo 1.- Los árbitros de la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional, en lo adelante la Corte, serán independientes e imparciales en el desempeño de sus funciones y no podrán ser representantes de los intereses de las partes.

Son árbitros de la Corte los designados por el Presidente de la Cámara de Comercio de la República de Cuba y que constan de la Lista de Árbitros en vigor.

Los árbitros de la Corte se regirán por el principio de confidencialidad en toda su actuación.

Del tribunal arbitral.

Artículo 2.- Los litigios ante la Corte, podrán ser conocidos por un tribunal arbitral, en lo adelante tribunal, integrado por uno o tres árbitros, según acuerden o hayan acordado las partes, o establezcan los convenios internacionales.

En defecto de acuerdo de las partes sobre el número de árbitros que deba integrar el tribunal, el mismo quedará constituido por tres árbitros.

Artículo 3.- Los árbitros serán nominados por las partes en sus respectivos escritos de demanda y contestación; o, en su defecto, designados por el Presidente de la Corte. En todos los casos se requerirá la conformidad del árbitro nominado, la que hará constar en escrito dirigido a la Corte en un término de cinco (5) días contados a partir de ser impuesto de su nominación.

Los árbitros nominados por las partes o, designados en su caso por el Presidente de la Corte, elegirán al presidente del tribunal arbitral, dentro de los diez días siguientes a la confirmación del segundo árbitro; o, en su defecto, se designará el mismo por el Presidente de la Corte.

Las partes podrán nominar un árbitro suplente para el caso de eventual ausencia o imposibilidad de actuación del árbitro nominado.

Artículo 4.- En el caso en que el proceso se deba conocer y resolver por un solo árbitro, por así haberlo convenido las partes, este será elegido por acuerdo de las mismas. Si no lo hicieren o no llegaran a un acuerdo en su elección, el árbitro único será designado por el Presidente de la Corte.

Artículo 5.- Si en el litigio intervienen dos o más actores, o dos o más demandados, se elegirá un solo árbitro por todos los actores y otro por todos los demandados.

De no llegarse a un acuerdo entre los actores o entre los demandados, el árbitro que corresponda a una u otra parte será designado por el Presidente de la Corte.

Si, una vez integrado el tribunal, resultara procedente la inclusión de un tercero, por interés de este, o con su conformidad, o por así encontrarse previsto en el acuerdo o convenio arbitral, se mantendrá la composición del tribunal, sin perjuicio del derecho que le asiste a éste a la recusación.

De la recusación.

Artículo 6.- Las partes podrán recusar a los árbitros nominados por la otra parte o designados por el Presidente de la Corte, si tuvieren dudas de su imparcialidad o motivos fundados para presumir que tienen personalmente interés directo o indirecto en la decisión del litigio. La recusación, en todos los casos, será decidida por el Presidente de la Corte.

La recusación de los árbitros deberá establecerse al momento de conocerse la nominación o designación de los mismos, con antelación al inicio de la substanciación del litigio por el tribunal. Si se procediera a ello posteriormente, la recusación será considerada solamente cuando el Presidente de la Corte estime que concurre causa justificada para la demora.

Cuando la recusación sea declarada con lugar, se elegirá un nuevo árbitro de conformidad con las presentes Reglas de Procedimiento.

Artículo 7.- Los peritos y traductores podrán también se recusados, en cualquier estado del proceso, con anterioridad a su intervención, por las mismas causas señaladas en el artículo anterior. La recusación será resuelta por el propio tribunal.

De las partes.

Artículo 8.- Las partes podrán comparecer en el proceso por su propio derecho, o mediante apoderado o representación letrada debidamente acreditada.

De los escritos de las partes.

Artículo 9.- Los escritos y documentos de las partes deberán ser presentados en número suficiente de ejemplares para que cada parte y los árbitros que integran el tribunal, reciban un ejemplar de los mismos.

Los escritos de las partes se presentarán en español. Los documentos que se acompañen, se presentarán en el idioma del contrato o en el idioma en que se hubieran confeccionado, o, en su caso, en el idioma en que las partes hubieren intercambiado correspondencia.

El tribunal podrá exigir a la parte que haya presentado documentos en otro idioma, que realice su traducción al español.

Las partes podrán presentar los documentos en sus originales o en copias certificadas por ellas mismas.

De las notificaciones de la Corte.

Artículo 10.- Las notificaciones y comunicaciones de la Corte serán dirigidas a las partes a la dirección consignada en sus respectivos escritos. Cualquier cambio en la misma, es responsabilidad de las partes ponerlo en conocimiento de la Corte.

Las notificaciones y comunicaciones podrán ser enviadas por fax, correo electrónico o correo certificado.

De la demanda.

Artículo 11.- El procedimiento se iniciará mediante la presentación del escrito de demanda ante la Corte.

Como fecha de presentación de la demanda se considerará la del día en que se entregue a la Secretaría de la Corte. Si hubiere sido enviada por correo certificado, se tomará como fecha la que aparezca en el cuño postal del lugar en que se hizo la imposición.

Artículo 12.- El escrito de demanda se consignará:

a- nombre y domicilio de la parte demandante;

b- nombre de su representante legal;

c- nombre y domicilio de la parte demandada;

d- fundamento de la competencia de la Corte;

e- exposición detallada de los hechos;

f- fundamentos de derecho en los que se sustentan las pretensiones;

g- pretensiones;

h- pruebas que se proponen;

i- medidas cautelares, de ser requerida su adopción;

j- propuesta de nominación de arbitro, o solicitud de su designación por el Presidente de la Corte;

k- relación de documentos que se acompañan;

l- fecha y firma de la parte actora.

Asimismo se consignaran las vías disponibles para los actos de comunicación por el tribunal arbitral.

Artículo 13.- El Secretario de la Corte examinará el escrito de demanda y si estima que ha sido presentado sin cumplir alguno de los requisitos comprendidos en el artículo anterior, requerirá a la parte demandante para que subsane la omisión, en un plazo que no deberá exceder de los treinta (30) días, contados a partir de la fecha en que el actor sea requerido. Mientras los defectos advertidos no sean subsanados se suspenderá la substanciación del proceso.

No obstante, si la parte demandante, a pesar de los defectos que le han sido advertidos, solicita que se continúe la substanciación del proceso, o vencido el plazo que le fuera concedido para la subsanación, no procediera a la misma, el Presidente de la Corte resolverá mediante auto sobre la continuación o no del proceso.

De la contestación.

Artículo 14.- Recibido el escrito de demanda, o la subsanación de este en su caso, el Secretario dará traslado a la parte demandada, remitiéndole copia del mismo y de los demás documentos presentados, acompañando la Lista de Árbitros de la Corte, los Derechos de Arbitraje y un ejemplar de las presentes Reglas de Procedimiento.

Artículo 15.- Recibida la notificación de la demanda, la parte demandada contará con un término de treinta (30) días, contados a partir de dicha notificación, para contestar la misma y, en su caso, reconvenir.

El escrito de contestación, y, en su caso, el de reconvención, se ajustarán en lo pertinente a los requisitos establecidos para el escrito de demanda.

Artículo 16.- Del escrito de contestación, y, en su caso, del de reconvención, se dará traslado a la parte demandante.

Para el caso de que exista reconvención, la parte demandante contará con un término único de treinta (30) días para proceder a su contestación.

Artículo 17.- El demandado, antes del vencimiento del término para contestar o reconvenir, podrá solicitar al Presidente de la Corte prórroga para hacerlo.

El término de contestación no podrá ser prorrogado por un término superior a los treinta (30) días.

Artículo 18.- Dentro del propio término concedido para la contestación, la parte demandada podrá plantear la incompetencia de la Corte, fundándola en la inexistencia de pacto o convenio arbitral, o la nulidad o ineficacia de éste. Asimismo la parte demandada podrá fundar la incompetencia de la Corte por razón de la materia.

La falta de competencia planteada suspenderá el término para contestar y se resolverá por el Presidente de la Corte en un término no mayor de treinta (30) días. Si se desestimara, lo que resta del término para contestar volverá a contarse a partir de la notificación de lo resuelto a la parte demandada.

Artículo 19.- Decursado el término de la contestación, o el de la prórroga en su caso, sin que el demandando presente la misma, se dispondrá que el proceso continúe en su perjuicio, procediéndose a la designación de árbitro e integración del tribunal.

De la audiencia preliminar.

Artículo 20.- Recibidos los escritos de demanda y contestación, e integrado el tribunal, éste procederá a convocar a las partes, o a sus representantes, a una audiencia preliminar para fijar el objeto del proceso.

A este propio fin el tribunal podrá solicitar a las partes que concreten o aclaren sus pretensiones o presenten pruebas complementarias.

Artículo 21.- En la audiencia preliminar el tribunal podrá asimismo examinar con las partes, cuando haya sido solicitado por éstas, o de oficio, la posibilidad de resolver el litigio por la vía de la conciliación.

De la conciliación.

Artículo 22.- Cuando así haya sido voluntariamente solicitado por las partes, o convengan en ello a instancias del tribunal, este último, alguno de sus miembros, o el Secretario de la Corte, podrá actuar en calidad de conciliador, promoviendo un acuerdo que ponga fin al litigio.

El acuerdo a que arriben las partes en el proceso de conciliación, podrá ser aprobado por el tribunal y tendrá carácter vinculante para las mismas.

De las medidas cautelares

Artículo 23.- Si la parte demandante, o la parte demandada al reconvenir, lo hubiera solicitado, el tribunal dispondrá las medidas cautelares que, admitidas en Derecho, puedan recaer sobre la actividad o los medios de la otra parte.

A este fin, de estimar su procedencia, el tribunal convocará a la parte sobre la cual deba recaer la medida cautelar e impondrá a ésta de los términos y plazos en los que debe hacerse efectiva la misma.

La parte que haya solicitado y obtenido la adopción de una medida cautelar por un tribunal ordinario, deberá ponerlo en conocimiento del tribunal arbitral.

De la práctica de pruebas.

Artículo 24.- Corresponde a las partes probar los hechos en los que fundan sus alegaciones. Cuando el extremo a acreditar lo haga aconsejable o necesario, el tribunal podrá invertir la carga de la prueba.

El tribunal practicará las pruebas solicitadas por las partes que estime sean pertinentes y admisibles en Derecho.

En cualquier estado del proceso, de oficio, el tribunal podrá solicitar a las partes la presentación de las pruebas que requiera para dictar resolución.

Artículo 25.- En la práctica de pruebas, el tribunal podrá requerir el auxilio judicial, interesando de los tribunales ordinarios la adopción de medidas dirigidas a asegurar u obtener un medio probatorio que haya sido rehusado o resistido, o se haga imposible sin su intervención.

De la vista arbitral.

Artículo 26.- Las citaciones para la vista, consignando fecha y hora, serán remitidas por la Corte con no menos de treinta días de antelación a su celebración. Las partes pueden convenir que la citación se practique con un término menor de antelación.

Artículo 27.- La vista, salvo que el tribunal haya dispuesto otra cosa, se celebrará en la sede de la Corte.

La vista se realizará en privado. No obstante, a solicitud de cualquiera de las partes, y oído el parecer de la otra, el Tribunal podrá autorizar la asistencia de otras personas.

Artículo 28.- Las partes podrán participar en la vista, ante el tribunal, personalmente o por medio de su apoderado o representación letrada.

Cualquiera de las partes podrá solicitar que la vista se celebre sin su asistencia a la misma.

Artículo 29.- A instancia de parte, o de oficio, el tribunal podrá aplazar la celebración de la vista, cuando exista causa fundada para ello. El aplazamiento de la vista se dispondrá por auto.

Artículo 30.- La no comparecencia a la vista, de una parte que haya sido debidamente citada, no impedirá su celebración.

Artículo 31.- Las partes podrán acordar que el tribunal resuelva el litigio sobre la base de los documentos presentados, sin la celebración de vista. No obstante, el tribunal podrá disponer su celebración cuando estime que los documentos aportados no le son suficientes para dictar resolución.

Artículo 32.- De la vista se levantará acta que firmará el Secretario y que contendrá los datos siguientes.

a- denominación y sede de la Corte;

b- número del expediente radicado;

c- lugar y fecha de la vista;

d- integración del tribunal;

e- nombre y domicilio de las partes;

f- representantes de las partes;

g- comparecientes a la vista;

h- testigos, peritos y otros participantes;

i- solicitud de las partes;

j- principales alegaciones;

k- decisiones del tribunal.

En caso de llegarse a un acuerdo por las partes, este se hará constar en acta, la que en este caso deberá quedar suscrita por las mismas.

Artículo 33.- Con antelación a la celebración de la vista, o al momento de celebrar ésta, el tribunal podrá declarar el cierre del expediente y dispondrá la inadmisión de nuevas alegaciones o documentos. No obstante, el tribunal podrá acordar las excepciones que estime fundadas, por tratarse de un hecho nuevo o del cual no se haya tenido previo conocimiento y que considere indispensable para dictar resolución.

De las resoluciones arbitrales.

Artículo 34.- El proceso concluirá mediante laudo o auto dictado por el tribunal.

Artículo 35.- Se dictará laudo en los casos en que se resuelva el fondo del litigio o cuando, a solicitud de las partes, se apruebe una transacción acordada por las mismas.

Artículo 36.- En caso de que no corresponda dictar laudo, el proceso terminará mediante auto cuando:

a- la parte demandante desista de su demanda;

b- las partes convengan en una transacción que deba ser aprobada por el tribunal;

c- falten los presupuestos necesarios para conocer y fallar sobre el fondo del litigio;

d- la tramitación del proceso quede paralizada por inactividad de la parte demandante por un término superior a tres (3) meses consecutivos;

e- la parte demandante no haya subsanado los defectos de la demanda a requerimiento de la Corte.

Cuando el tribunal no se encuentre constituido, en el supuesto a que se contraen los inciso c) y e), el auto será dictado por el Presidente de la Corte.

Artículo 37.- Los laudos y autos se acordarán por mayoría de votos. El árbitro que disienta de la mayoría podrá expresar su discrepancia formulando un voto particular.

Si no se alcanza mayoría, se adoptará como decisión el criterio del arbitro que presida el tribunal.

Artículo 38.- Los laudos deberán ser fundados, sencillos y resolver todos los puntos objeto del litigio.

Los laudos deberán contener:

a- Denominación de la Corte;

b- Lugar y fecha de su pronunciamiento;

c- Nombre de los árbitros que integran el tribunal, o del árbitro único actuante, indicándose, en su caso, cual actuó de Presidente y cual fue el ponente de la decisión;

d- Denominación y domicilio de las partes y de sus representantes;

e- Pretensiones de las partes;

f- Exposición de los hechos;

g- pruebas propuestas por las partes y valoración de las mismas;

h- Fundamentos de derecho en que se basa la decisión;

i- Fallo;

j- Pronunciamiento sobre las costas y los gastos incurridos por los árbitros en el proceso;

k- Firma de los árbitros o del árbitro único actuante.

Artículo 39.- El laudo se dictará y notificará a las partes, dentro de los treinta (30) días siguientes a la celebración de la vista, o, en caso de no haberse celebrado ésta, de haber declarado el cierre del expediente.

Artículo 40.- A solicitud fundada de cualquiera de las partes, presentada dentro de los treinta (30) días siguientes a la notificación del laudo, el tribunal podrá dictar un laudo complementario para resolver un pedimento cuya solución haya sido omitida en el laudo dictado por el tribunal.

De ser necesario para ello, el tribunal podrá convocar una nueva vista y disponer la práctica de las pruebas que se requieran.

Artículo 41.- A solicitud fundada de cualquiera de las partes, o de oficio, dentro de los treinta (30) días siguientes a la notificación del laudo, el tribunal podrá dictar un auto aclaratorio para subsanar cualquier error incurrido o aclarar algún extremo que resulte necesario a juicio del tribunal.

Artículo 42.- Tanto el laudo complementario como el auto de subsanación de error o aclaratorio del laudo, se considerarán como parte integrante del laudo dictado inicialmente por el tribunal.

En ambos casos, a los efectos de la firmeza del laudo, se considerará como fecha del mismo la del laudo complementario o la del auto de subsanación de errores o aclaratorio del laudo en cuestión.

Artículo 43.- El original del laudo o auto que dicte el tribunal, queda depositado en la Secretaría de la Corte.

La notificación del laudo o auto que dicte el tribunal se hará mediante entrega de copia certificada del mismo.

De los derechos de arbitraje.

Artículo 44.- Al presentar la demanda ante la Corte, o en su caso la reconvención, la parte demandante deberá abonar los derechos de arbitraje.

El pago se realizará a la Cámara de Comercio de la República de Cuba en la forma, oportunidad y cuantía establecida al efecto.

El pago de los derechos de arbitraje constituye un requisito indispensable para la sustanciación del proceso.

De los gastos del proceso y costas de las partes.

Artículo 45.- Cada parte corre con las costas en que incurra y con los gastos de procedimiento a que de lugar.

Artículo 46.- Como excepción a la regla establecida en el artículo anterior, el tribunal de arbitraje puede exigir de una de las partes, en beneficio de la otra, la indemnización por los gastos ocasionados por actos innecesarios o de mala fe y, en particular, por demora injustificada del proceso.

Artículo 47.- Los relacionado con los gastos de procedimiento y las costas de las partes se regirán por el correspondiente reglamento de la Cámara de Comercio.

De la devolución de escritos.

Artículo 49.- Dentro de los treinta (30) días siguientes a la notificación del laudo o auto por el que se ponga fin al proceso, las partes podrán solicitar a la Corte la devolución de los documentos originales o certificados, de valor permanente, que acompañaron a sus escritos.

Decursado este término la Corte podrá proceder a su destrucción, conservando solamente el laudo o auto que hubiera puesto fin al proceso y los escritos presentados por las partes.

De los términos.

Artículo 50.- Los términos fijados en días en este procedimiento se entienden hechos en días naturales.

Cuando el término venza en día inhábil, el mismo se entenderá prorrogado al primer día hábil que siga.

SEGUNDO: Las presentes Reglas de Procedimiento de la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional, entrarán en vigor a partir de su publicación en la Gaceta Oficial de la República.

TERCERO: Notifíquese al Presidente de la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional, y por su conducto a los restantes árbitros de la Corte, y publíquese en la Gaceta Oficial de la República para general conocimiento.

Dada en La Habana, a los 13 días del mes de septiembre del 2007.

Raúl Becerra Egaña

Presiente