LPCALE- DEL PROCESO DE CONOCIMIENTO. PROCESO ORDINARIO

LIBRO SEGUNDO
DEL PROCESO DE CONOCIMIENTO

Título I
DE LOS ACTOS PREPARATORIOS

ARTÍCULO 216.- Antes de iniciarse un proceso, el promovente podrá solicitar al Tribunal:

  1. confesión de aquel contra quien se proponga dirigir la demanda sobre hechos relativos a su personalidad, el conocimiento de los cuales considere necesario;
  2. exhibición de la cosa mueble objeto de la demanda que se proponga establecer contra el que la tenga en su poder;
  3. reconocimiento judicial o dictamen pericial de las cosas que han de ser objeto del proceso y puedan desaparecer o se encuentren en estado de grave deterioro;
  4. declaración de testigos de edad muy avanzada, gravemente enfermos o próximos a ausentarse del país, que pueda influir en forma importante en la decisión del proceso;
  5. cualquiera otra diligencia de prueba sin cuya práctica urgente pudiere originarse un perjuicio cierto al que la interese

Nota: Ver las siguientes disposiciones:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 49, Dictamen 315, de 19.9.90: Dispone que se trata de dos procesos y con objetivos diferentes los de liquidación de la comunidad matrimonial de bienes y de divorcio, no resultan admisible la tramitación de diligencias, como acto preparatorio, en el segundo, para ventilar cuestiones ajenas a la disolución del vínculo matrimonial.  Bol. 1988-90, pág. 189.

Circular 109, de 6.6.94, del Presidente del Tribunal Supremo Popular: Ver nota al artículo 223.

ARTÍCULO 217.- La cosa mueble exhibida, si el actor manifestare ser la misma que se propone demandar, se reseñará por el actuario, dejándose en poder del que la tenga, con prevención de conservarla en su actual estado, excepto que se haya dispuesto su depósito o secuestro como medida cautelar.

ARTÍCULO 218.- Las diligencias de prueba a que se refiere el artículo 216, se practicarán de acuerdo con la regulación que les corresponda de conformidad con su clase respectiva.

ARTÍCULO 219.- La ocultación, resistencia, negativa o excusa injustificada del requerido en los distintos casos del artículo 216, determina la obligación de indemnizar daños y perjuicios, a instancia del requirente, deducible conjuntamente con la demanda.

ARTÍCULO 220.- El Tribunal resolverá de plano sobre la procedencia o no de las diligencias solicitadas.

ARTÍCULO 221.- Practicado el acto preparatorio, la demanda habrá de interponerse dentro de los veinte días siguientes.

De no interponerse la demanda, quedarán sin ulterior valor ni efecto los actos preparatorios y se archivará definitivamente el expediente.

ARTÍCULO 222.- En el caso del artículo 217, el promovente quedará sujeto a la obligación de indemnizar los daños y perjuicios que por su causa se originen, de no interponer la demanda en el plazo establecido en el artículo anterior.

Título II
DEL PROCESO ORDINARIO

Capítulo I
DE LA DEMANDA Y DE LA CONTESTACION

ARTÍCULO 223.-Se tramitarán en proceso ordinario:

  1. las demandas de contenido económico en que la cuantía de lo reclamado o el valor de los bienes sobre los que se litigue exceda de diez mil pesos o sea inestimable o indeterminable;
  2. las demandas sobre el estado civil de las personas y las que se susciten por la aplicación del Código de Familia, con excepción de los casos contemplados en los apartados 2), 3) y 4) del artículo 358 de esta Ley;
  3. las demandas para la decisión de las cuales la ley no establezca otro procedimiento

(Este artículo quedó modificado en la forma dispuesta por el artículo 2 del Decreto-Ley Nº 241/2006, de 26 de septiembre, contenido en Gaceta Oficial de la República de Cuba Nº 33, Extraordinaria, de 27 de septiembre del 2006).

Nota: Ver las siguientes disposiciones:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 51, de 21.1.76: Dispone que no cabe admitir y sustanciar procesos sobre división de bienes adquiridos en una unión matrimonial no formalizada, mientras ello no haya sido declarado judicialmente, debiendo, cuando así se inste, en la propia sentencia que la declare, referir el tiempo de duración de la misma, pudiendo acumularse en el proceso ordinario tanto el reconocimiento como la división de bienes, procediendo, de sólo ejercitarse la primera y declarada con lugar, en el trámite de ejecución de la sentencia, la división común de los bienes.

Acuerdo 150, de 3.3.76: Dispone que se tramitarán por el proceso ordinario las demandas sobre patria potestad, la que puede ser ejercitada por cualquiera de los padres (artículo 6 con relación al 225 de la ley procesal), tanto se trate de un matrimonio formalizado o reconocido, o de unión matrimonial donde no hay ninguna de esas dos situaciones; en los casos de patria potestad y su ejercicio y que no se ventile dentro del proceso de divorcio se sustanciará por el proceso sumario.  Bol. 1976, pág. 32

Acuerdo 419, de 8.7.76: Dispone que se tramitará mediante proceso ordinario, ante el tribunal provincial, las demandas sobre privación de la patria potestad.

Acuerdo 67, Dictamen 289, de 17.5.88: Ver nota al artículo 82.

Acuerdo 249,  Dictamen 9, de 31.5.78: Ver nota al artículo 379.

Instrucción No. 71, de 28.6.78: Modifica la Instrucción No. 18 de 27.2.74 y dispone el procedimiento a seguir para la obtención de la ejecutoria sobre la rectificación, adición o enmienda de errores u omisiones sustanciales, así como reitera que en el caso de los errores materiales corresponde su determinación a las Oficinas del Registro del Estado Civil. Ver nota al artículo 5. Bol. 1978-1, pág. 66.

Acuerdo 330, Dictamen 109, de 5.8.80: Dispone la procedencia del proceso sumario u ordinario para la tramitación de la disolución de la comunidad matrimonial de bienes después de transcurrido un año de la firmeza de la sentencia de divorcio, cuando se trate de bienes muebles o inmuebles que hayan continuado en posesión, uso o disfrute en común por ambos excónyuges. Bol. 1981-2,  pág. 22.

Acuerdo 436, Dictamen 110, de 27.10.80: Sobre el tribunal competente para conocer respecto a la ejecución de un bien que se hubiera señalado, impropiamente como común del matrimonio disuelto por sentencia firme de divorcio y su procedimiento. Amplía y reafirma el Dictamen 109 de 1980.  Boletín 1981-2, pág. 22.

Acuerdo 330, de 11.3.86: Sobre interpretación del artículo 392 de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral, respecto al procedimiento a seguir para la liquidación de la comunidad matrimonial de bienes, y que transcurrido un año de la disolución del vínculo matrimonial permanezcan en la posesión, uso y disfrute en común por ambos cónyuges. Bol. 1980-2, pág. 21

Acuerdo 47, Dictamen 256, de 2.6.87: Dispone la posibilidad de reclamar indemnización por la vía civil o administrativa, según corresponda, cuando en proceso de revisión, en materia penal, haya resultado la absolución y dispuesta la devolución de bienes u objetos decomisados en su momento y que haya sido imposible su devolución por destrucción o por haber sido ya adquirido, legalmente, por tercera persona, debiendo atenerse dicha reclamación al valor, de acuerdo al precio oficial del bien decomisado.

Circular No.107, de 10.3.94 del Presidente del Tribunal Supremo Popular: Sobre competencia de las Salas de lo Civil y Administrativo de los Tribunales Provinciales para conocer de las demandas interpuestas por el Comité Estatal de Abastecimiento Técnico Material sobre compraventa de vehículos automotores adquiridos entre particulares y donde se violen las cláusulas del contrato original de compraventa del vehículo con el organismo estatal

Circular No. 109, de  6.6.94, del Presidente del Tribunal Supremo Popular: Contiene precisiones a la Circular No. 107 de 1994 relativas al tribunal competente para conocer de la demanda; sobre el requerimiento y forma para la exhibición del bien objeto de la litis; sobre el tipo de demanda, según resulte ser el demandado y de los pronunciamientos en la sentencia y del título traslativo de dominio del bien que ésa representa.

ARTÍCULO 224.- La demanda se formulará por escrito en el que se expresarán:

  1. las generales del actor y del demandado o, en cuanto al segundo, por lo menos su nombre y domicilio o paradero; y de ignorar éstos, el último conocido;
  2. los hechos en que se base, numerados y sucintamente relatados;
  3. los fundamentos de derecho, numerados y expuestos concreta y brevemente, con señalamiento de las normas que los establezcan;
  4. la pretensión o pretensiones que concretamente se deduzcan

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 37, Dictamen 370, de 16 de julio de 1996: Sobre las generales a consignar sobre el demandado que haya abandonado el territorio nacional.

ARTÍCULO 225.- Antes de dar traslado de la demanda, el Tribunal apreciará de oficio si se está en alguno de los casos de los apartados 1), 2), y 3) del artículo 233.

En el caso del apartado 1) se procederá en la forma que determina el artículo 21.

En los casos de los apartados 2) y 3), el Tribunal concederá un término no mayor de cinco días para que el actor pueda subsanar el defecto, transcurrido el cual sin haberlo verificado, declarará no haber lugar a admitir la demanda.

Acuerdo 419, de 8.7.76: Interpreta el inciso a) del artículo 225 y el apartado 3 del artículo 362 de la ley procesal. Bol. 1976,  pág. 32.

Acuerdo 45, Dictamen 335, de 14.10.92: Sobre el convenio de servicios jurídicos-poder y la facultad del tribunal, caso de que le traiga dudas, de que ello pueda subsanarse de conformidad con las disposiciones de los artículos 225 y 233-2 de la ley procesal, cuando la firma del convenio no sea del Director del Bufete Colectivo, lo que no es óbice para que se tramite pues la validez de la relación contractual y su presentación se formaliza entre el abogado y el cliente. (Se relaciona con el Acuerdo 55 de 14.11.89, ver nota al artículo 79.

ARTÍCULO 226.- Con la demanda y la contestación se presentarán los documentos justificativos de la representación y del carácter con que se comparece, en su caso.

ARTÍCULO 227.- Se acompañarán, asimismo, los documentos en que el actor o el demandado funden el derecho que aleguen.

Si no los tuvieren a su disposición, designarán el archivo, oficina o lugar en que se encuentren los originales.

Se entenderá que el actor tiene a su disposición los documentos y deberá acompañarlos necesariamente a la demanda, siempre que los originales obren en un protocolo o archivo del que se pueda obtener copia auténtica de ellos.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 156, Dictamen 247, de 20.10.85: Dispone sobre la excepción del pago de los instrumentos materiales solicitados de oficio por el tribunal y de la obligación de las partes de abonarlos cuando sean ellas quienes las interesen del tribunal. Bol. 1985, pág. 60.

ARTÍCULO 228.- La presentación de que trata el artículo anterior, podrá hacerse por copias simples si el interesado careciere de otras fehacientes, pero para que puedan surtir efecto, caso de ser impugnadas, deberán adverarse mediante copias o testimonios auténticos traídos, o cotejos practicados, en el período de prueba, a solicitud del interesado.

ARTÍCULO 229.- Admitida la demanda, se dará traslado de la misma al demandado o demandados, emplazándolos para que comparezcan y la contesten dentro del término de veinte días.

ARTÍCULO 230.- Al demandado que tenga domicilio conocido en el extranjero y carezca de representante o apoderado con facultades para actuar por él, se le emplazará mediante comisión rogatoria por el término que el Tribunal señale, no mayor de tres meses.

Respecto a las personas de domicilio o paradero ignorados, se llevará a efecto el emplazamiento en la forma que se establece en el artículo 169.

ARTÍCULO 231.- Transcurrido el término del emplazamiento sin que el demandado haya comparecido, se dará por contestada la demanda a su perjuicio y continuará el proceso en su rebeldía.

Podrá, no obstante, personarse en cualquier momento para ejercitar los derechos de que se estime asistido, sin que se retrotraiga el proceso, salvo en los casos que la ley autoriza lo contrario.

ARTÍCULO 232.- El demandado, antes de contestar en el término concedido a ese efecto, podrá proponer las excepciones dilatorias que a su juicio procedan.

Admitida la cuestión previa se sustanciará por los trámites de los incidentes y quedará desde ese momento en suspenso el término de contestación. Si se declarase no haber lugar a la admisión de la cuestión o sin lugar ésta en definitiva, el término interrumpido continuará corriendo por el tiempo que reste para contestar.

ARTÍCULO 233.- Sólo podrán proponerse como excepciones dilatorias las siguientes:

  1. la falta de competencia por razón de la materia o de la cuantía;
  2. la falta de personalidad de las partes por carecer de la capacidad procesal para comparecer, o por no tener el carácter o representación con que reclama o se le demanda, según se trate del actor o del demandado, o por no acreditar debidamente su representación en el proceso;
  3. el defecto legal en el modo de proponer la demanda por no ajustarse a lo ordenado en el artículo 224;
  4. la indebida acumulación de pretensiones;
  5. la litis pendencia en el mismo u otro Tribunal;
  6. la falta de estado del proceso por no haberse demandado a todas las personas que deban serlo para quedar válidamente constituida la relación procesal

Cualquiera otra excepción que el demandado pueda oponer a la demanda, deberá proponerla al contestar ésta.

Nota: Ver las siguientes disposiciones:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 143, Dictamen 238, de 1.10.85: Ver nota al artículo 145.

Acuerdo  45, Dictamen 335, de 14.10.92: Ver nota al artículo 225.

ARTÍCULO 234.- La excepción perentoria de cosa juzgada, cuando sea la única que se oponga a la demanda, se tramitará como si se tratare de una dilatoria, conforme a lo establecido en el artículo 232.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 143, Dictamen 238, de 1.10.85: Ver nota al artículo 145.

ARTÍCULO 235.- El demandado redactará la contestación en la forma establecida para la demanda, en cuanto sea procedente.

ARTÍCULO 236.- En la contestación, el demandado deberá hacer uso de las excepciones perentorias que tuviere y de la reconvención, en su caso.

De la reconvención se dará traslado por diez días al actor para contestación. En este escrito alegará todas las excepciones así dilatorias como perentorias que desee oponer a la demanda reconvencional, las que serán resueltas en la sentencia.

No procederá la reconvención cuando el Tribunal no sea competente para conocer de ella por razón de la materia o de la cuantía si por el montante de ésta corresponde a un Tribunal superior.

ARTÍCULO 237.- La declaración de haber lugar a las excepciones dilatorias producirá los efectos siguientes:

La de los apartados 1), 2), y 3) del artículo 233, los que determina el artículo 225.

En los demás casos del artículo 233, se declarará no haber lugar a continuar el proceso y se reservará el derecho del actor para ejercitarlo ante quien y como corresponda.

ARTÍCULO 238.- De la contestación, si no hubiere formulado reconvención, se dará traslado al actor por cinco días para réplica, y formulada ésta, se le dará traslado al demandado por igual término para dúplica.

Si se hubiere establecido reconvención, la réplica se formulará en el mismo escrito de contestación de aquélla y dentro del plazo establecido en el artículo 236.

El traslado para dúplica se concederá siempre por el término ordinario de cinco días.

Estos términos serán comunes para todos los demandados, si fueren varios.

ARTÍCULO 239.- Si después de los escritos de réplica y dúplica ocurriere algún hecho de influencia notoria para la decisión del proceso o hubiere llegado a conocimiento de las partes alguno anterior con esta circunstancia, del cual proteste no haber tenido antes noticias podrán alegarlo por medio de escrito de ampliación durante el período de proposición de prueba.

De dicho escrito se dará traslado a las demás partes por un término común de tres días para que expongan lo que les convenga. En ese caso tendrá aplicación lo que dispone el artículo 247 a los efectos de la práctica de las pruebas relacionadas con los nuevos hechos que se aleguen.

ARTÍCULO 240.- El actor podrá renunciar la réplica. En este caso no se permitirá el escrito de dúplica.

Se tendrá aquélla por renunciada cuando así lo manifieste expresamente el actor o deje transcurrir el término sin presentar el escrito.

ARTÍCULO 241.- En los escritos de réplica y dúplica, tanto el actor como el demandado fijarán concreta y definitivamente, en párrafos numerados, los puntos de hecho y de derecho objeto del debate, pudiendo modificar o adicionar los que hayan consignado en la demanda y contestación.

También podrán ampliar, adicionar o modificar las pretensiones y excepciones que hayan formulado en la demanda y contestación, pero sin que puedan alterar las que sean objeto principal del proceso.

ARTÍCULO 242.- En los mismos escritos de réplica y dúplica, cada parte confesará o negará llanamente los hechos que le perjudiquen de los articulados por la contraria. El silencio o las respuestas evasivas podrán estimarse en la sentencia como confesión de los hechos a que se refieran.

ARTÍCULO 243.- Si el debate se contrajera a cuestiones de estricto derecho o a hechos cuya justificación resultara de los escritos y documentos presentados, el Tribunal dictará sentencia, sin más trámites.

Cuando los hechos articulados requirieren posterior demostración, el Tribunal abrirá el proceso a prueba.

Capítulo II
DE LA PRUEBA

SECCION PRIMERA
Disposiciones Generales

ARTÍCULO 244.- A cada parte incumbe probar los hechos que afirme y los que oponga a los alegados por las otras, así como la vigencia del derecho extranjero cuya aplicación reclame.

Los hechos notorios por su publicidad y evidencia serán apreciados sin necesidad de prueba.

Nota: Ver las siguientes disposiciones:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 126, Dictamen 165, de 2.8.83: Ver nota al artículo 104.

Instrucción 120, de 12.8.86: Dispone la especial atención que deben prestar los tribunales a los casos de demandas sobre subsanación de error por variación de la edad, en cuanto a la apreciación racional y lógica de la prueba practicada, fundamentalmente en la testifical, debiendo mantener especial énfasis en las pruebas para mejor proveer. Bol. 1986-1, pág. 38.

Instrucción 133, de 21.12.88: Ratifica Dictamen 165 de 2.8.83. Bol. 1988-90, pág. 50.

ARTÍCULO 245.- El término ordinario de prueba será de treinta días.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 126, Dictamen 165, de 2.8.83: Ver nota al artículo 103.

ARTÍCULO 246.- Las pruebas de que intenten valerse las partes se propondrán en uno o más escritos dentro de los diez primeros días del término establecido en el artículo anterior.

Con los escritos presentados por cada parte se formarán cuadernos por separados para tratar de las pruebas propuestas por ellas. Estos cuadernos se unirán oportunamente a las actuaciones.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Instrucción 120, de 12.8.86: Ver nota al artículo 244.

ARTÍCULO 247.- Sólo cuando por causa justificada no imputable al interesado queden algunas pruebas pendientes de practicar, el término del artículo 245 podrá prorrogarse por diez días más.

ARTÍCULO 248.- En cualquiera de las instancias el Tribunal acordará de oficio o a solicitud de parte, antes de dictar sentencia y para mejor proveer, las diligencias de prueba que considere indispensable para llegar al cabal conocimiento de la verdad en relación con las cuestiones planteadas.

No obstante, las partes sólo podrán proponer pruebas para mejor proveer en los supuestos a que se refieren los apartados 3) y 4) del artículo 623.

En la práctica de las pruebas para mejor proveer, las partes tendrán la intervención que el Tribunal expresamente autorice.

Nota: Ver las siguientes disposiciones:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Instrucción 104, de 16.2.82: Dispone para mejor proveer las pruebas que el tribunal considere necesarias y pertinentes, en los casos de reclamaciones de indemnización por delito, que no se hayan resuelto en proceso penal, para lograr el cabal conocimiento de la verdad.  Bol. 1982  pág. 40.

Instrucción 120, de 12.8.86: Ver nota al artículo 244.

Acuerdo 17, Dictamen 261, de 24.2.87: Ver nota al artículo 146.

ARTÍCULO 249.- La providencia en que se acuerde la prueba o pruebas para mejor proveer se dictará después de concluso el proceso para sentencia, con suspensión del término para dictarla.

El término para la práctica de la prueba dispuesta no deberá exceder de veinte días.

ARTÍCULO 250.- Se otorgará el término extraordinario de prueba respecto a las que, propuestas conforme el artículo 246 o para mejor proveer, deban practicarse en país extranjero.

Es facultad del Tribunal señalar el término, que en ningún caso excederá de tres meses.

ARTÍCULO 251.- La solicitud del término extraordinario de prueba contendrá todos los datos del lugar, personas, domicilios, archivos y demás circunstancias necesarias para su práctica.

ARTÍCULO 252.- Del escrito proponiendo pruebas se dará traslado a las otras partes a los efectos que en derecho procedan.

Si dicho escrito se presentare dentro de los tres últimos días del término establecido en el artículo 246 podrá la parte o partes contrarias proponer dentro de los tres días siguientes al de la entrega de la copia del escrito, la prueba que le convenga sobre los mismos hechos. En este caso el término de prueba queda prorrogado por tres días.

ARTÍCULO 253.- Contra las providencias en que se admita alguna diligencia de prueba no se dará recurso alguno.

Contra los autos que la denieguen podrá utilizarse el de súplica preparatorio del de casación para el caso de que fuere declarado sin lugar.

ARTÍCULO 254.- Los Tribunales proveerán a los escritos en que se proponga prueba conforme se vayan presentando.

ARTÍCULO 255.- Los Tribunales señalarán con la anticipación conveniente el día y la hora en que haya de practicarse cada diligencia de prueba que deba tener lugar.

Para cada diligencia de prueba se citará a las partes con no menos de veinticuatro horas de antelación.

A los efectos del artículo 115, en ningún caso podrá impedirse la asistencia de las partes y sus defensores a la diligencia de prueba.

ARTÍCULO 256.- Para que las pruebas sean eficaces deberán practicarse precisamente dentro del término concedido para ello.

Cuando para su práctica haya de librarse despacho a otro Tribunal, autoridad o funcionario, se expresará claramente la fecha del vencimiento del plazo expresado.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Instrucción 92, de 16.6.80: Ver nota al artículo 173.

ARTÍCULO 257.- El Tribunal, autoridad o funcionario a que se refiere el artículo anterior, cuidará bajo su más estricta responsabilidad que la prueba se practique dentro del término concedido.

ARTÍCULO 258.- El Tribunal librará oportunamente los recordatorios y apremios que sean necesarios, reclamando las resultas de los despachos que se mencionan en los artículos que preceden, las que, una vez recibidas, se unirán al cuaderno correspondiente.

ARTÍCULO 259.- Cuando la prueba haya de practicarse en lugar distinto al de la sede del Tribunal, las partes podrán designar persona que la presencie en su representación. El despacho que se libre en este caso se ajustará a lo dispuesto en el artículo 177.

ARTÍCULO 260.- No se admitirán pruebas sobre hechos confesados o admitidos en los escritos polémicos. Tampoco sobre los no articulados en ellos, a menos de tratarse de supuestos de hechos comprendidos en los artículos 45 y 239.

Serán inadmisibles las pruebas manifiestamente inútiles o tendentes a dilatar o entorpecer el proceso, o las que en su proposición no se ajusten a los requisitos y condiciones ordenadas por la ley.

No se rechazará la admisión de alguna prueba por defectos meramente formales.  El Tribunal concederá en estos casos un plazo de dos días para su subsanación.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 371, Dictamen 20, de 24.8.78: Sobre posibilidad de devolución  de las pruebas aportadas al proceso, siempre y cuando no hayan sido determinantes al fallo y el desglose que deberá realizarse de las actuaciones principales. Bol. 1978-2, pág. 21.

SECCION SEGUNDA
DE LOS MEDIOS DE PRUEBA

ARTÍCULO 261.- Los medios de prueba de que se podrá hacer uso en el proceso son:

1) confesión judicial;

2) documentos y libros;

3) dictamen de peritos;

4) reconocimiento judicial y reproducciones

5) testigos;

6) presunciones.

SECCION TERCERA
DE LA CONFESION JUDICIAL

ARTÍCULO 262.- Desde que se recibe el proceso a prueba hasta que queda concluso para sentencia, todo litigante está obligado a comparecer para prestar confesión cuando así lo solicite su contrario o de oficio lo disponga el Tribunal.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Instrucción 120 de 12.8.86: Ver nota al artículo 244.

ARTÍCULO 263.- Las posiciones a cuyo tenor la parte deba ser examinada, serán formuladas por escrito con claridad, precisión y en sentido afirmativo, y deberán concretarse a hechos que sean objeto del debate.

El Tribunal repelerá de oficio las preguntas que no reúnan estos requisitos.

Sólo podrá exigirse confesión sobre los hechos personales del llamado a prestarla.

En ningún caso podrá pedirse confesión sobre hechos que constituyan delito.

ARTÍCULO 264.- La parte interesada presentará las posiciones en sobre cerrado, que conservará el Tribunal sin abrirlo hasta el acto de la comparecencia para contestarlas.

ARTÍCULO 265.- El Tribunal señalará el día y hora en que haya de comparecer la parte para contestar las posiciones, y dispondrá su citación bajo apercibimiento de poder tenerla por confesa, si no compareciere, a no ser por justa causa.

ARTÍCULO 266.- Llegada la oportunidad en que la prueba haya de practicarse, el Tribunal abrirá el sobre que contenga las posiciones, a presencia de las partes que hubieren concurrido; y seguidamente resolverá sobre la pertinencia de las preguntas formuladas.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 189, Dictamen 60, de 20.11.79: Dispone la procedencia del recurso de súplica en caso de que se declare impertinente una pregunta o interrogatorio, lo que se resolverá, por el tribunal, verbalmente y en el propio acto. Bol. 1979-1,  pág. 21.

ARTÍCULO 267.- El Tribunal procederá a examinar a la parte que haya de contestarlas sobre cada una de las posiciones admitidas.

El declarante responderá por sí mismo, de palabra. No podrá valerse de borrador alguno de respuestas; pero se le permitirá que consulte en el acto simples notas o apuntes cuando a juicio del Tribunal sean necesarios para auxiliar la memoria.

ARTÍCULO 268.- El declarante contestará en sentido afirmativo o negativo y agregará las explicaciones que estime conveniente y las que, en su caso, le pida el Tribunal.

Si se negare a contestar una o más preguntas o a dar las explicaciones que se le pidan, el Tribunal lo apercibirá en el acto de que podrá ser tenido por confeso si persistiere en su negativa.

Si las respuestas fueren evasivas, el Tribunal, de oficio o a instancia de la parte contraria, lo apercibirá igualmente de poder tenerlo por confeso sobre los hechos respecto a los cuales sus respuestas no fueren categóricas y terminantes.

ARTÍCULO 269.- Cuando alguna pregunta se refiera a hechos que no sean personales del que haya de responderlas, podrá éste negarse a hacerlo.

Sólo en este caso podrá admitirse la contestación de posiciones por medio de un tercero que esté enterado personalmente de los hechos por haber intervenido en ellos a nombre del litigante interrogado, si éste lo solicita y acepta la responsabilidad de la declaración.

ARTÍCULO 270.- Cuando concurra al acto el litigante que haya presentado las posiciones, ambas partes podrán hacerse recíprocamente por sí mismas, sin mediación de sus Abogados, y por medio del Tribunal, las preguntas y observaciones que éste admita como convenientes para la averiguación de la verdad de los hechos, pero sin atravesar la palabra ni interrumpirse.

También podrá el Tribunal pedir las explicaciones que estime conducentes a dicho fin.

ARTÍCULO 271.- El Secretario extenderá acta de lo ocurrido, en la que se insertará la declaración, la cual podrá leer por sí misma la parte que la haya prestado.  En otro caso la leerá el actuario, preguntando el Tribunal a dicha parte si se ratifica en ella o tiene algo que añadir o variar; y agregándose a continuación lo que dijere, la firmará, si pudiere, con el Presidente del Tribunal o ponente, en su caso, y demás concurrentes, autorizándola el Secretario,

ARTÍCULO 272.- Cuando dos o más litigantes hayan de declarar sobre unas mismas posiciones, el Tribunal adoptará las precauciones necesarias para que no puedan comunicarse ni enterarse previamente del contenido de aquéllas.

ARTÍCULO 273.- En caso de enfermedad u otra circunstancia especial del litigante que haya de responder las posiciones, el Tribunal podrá disponer la práctica de la prueba en el domicilio o lugar en que se encuentre el confesante.

En tal caso no se permitirá la concurrencia de la parte contraria; pero se le dará vista de la confesión y podrá pedir dentro de tercero día que se repita para aclarar algún punto dudoso sobre el cual no haya sido categórica la contestación.

ARTÍCULO 274.- Siempre que para la práctica de la prueba se libre despacho a otro Tribunal, se acompañará el interrogatorio en sobre cerrado, una vez declaradas pertinentes las posiciones que el litigante haya de contestar.

ARTÍCULO 275.- La declaración de confeso a que se refieren los artículos 265 y 268 se hará, en su caso, en sentencia definitiva.

ARTÍCULO 276.- No podrán exigirse nuevas posiciones sobre hechos que hayan sido una vez objeto de ellas.

ARTÍCULO 277.- El confesante que no entienda o no hable el idioma español, declarará por medio de intérprete, por conducto de quien se le harán las preguntas y se recibirán las respuestas.

Podrá dictar la declaración y las respuestas que dé; en este caso se consignarán en el idioma del que declare y traducirán a continuación al español.

ARTÍCULO 278.- En el caso de que fuere sordomudo y supiere leer, se le harán por escrito las preguntas. Si sabe escribir, contestará por escrito. Y si no sabe ni lo uno ni lo otro, se nombrará un intérprete por cuyo conducto se le harán las preguntas y se recibirán sus contestaciones.

ARTÍCULO 279.- En los procesos en que sea parte el Estado, sus órganos y organismos o las empresas estatales, no se les pedirá confesión. En su lugar, la parte contraria propondrá por escrito las preguntas que quiera hacer, las cuales serán contestadas por vía de informe por los funcionarios a quienes conciernan los hechos.

Estas comunicaciones se dirigirán por conducto de la persona que represente en el proceso a la entidad de que se trate.

O cuando el informe de los funcionarios a que se refiere el presente artículo sea impreciso o vago, el Tribunal, de oficio o a instancia de parte, deberá solicitar las aclaraciones que estime pertinentes para el esclarecimiento de los hechos.

ARTÍCULO 280.- En la apreciación de la prueba de confesión, se tendrán en cuenta las reglas siguientes:

  1. la confesión hará prueba plena en cuanto perjudique al litigante que la preste. En lo demás, quedará sujeta a la apreciación del Tribunal de acuerdo con las reglas establecidas para la de testigos;
  2. la confesión prestada por el causante hará prueba plena en cuanto a sus herederos o causahabientes, respecto a los hechos relativos al proceso;
  3. la confesión no podrá dividirse contra el que la hace, salvo que se refiera a hechos distintos o consten probados de otro modo;
  4. la confesión será ineficaz cuando sea contraria al orden natural de las cosas

La confesión extrajudicial quedará  sujeta, además, a la prueba de su existencia, pero podrá ser impugnada por razón de vicios que afecten el consentimiento.

SECCION CUARTA
DE LOS DOCUMENTOS Y LIBROS

ARTÍCULO 281.- Son documentos públicos:

  1. los autorizados por funcionario público competente con las formalidades requeridas por la ley
  2. las certificaciones de dichos documentos expedidas en forma legal;
  3. los Registros oficiales y las certificaciones de los asientos que obren en los mismos expedidas por los funcionarios que los tuvieron a su cargo;
  4. las actuaciones judiciales y las certificaciones legalmente expedidas con vista de las mismas

Son documentos privados los formados por particulares y los demás no comprendidos en el apartado anterior.

Nota: Ver las siguientes disposiciones:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Instrucción 108, de 2.5.83: Define el carácter de documento público y privado.

Acuerdo 101, Dictamen 162, de 5.7.83: Aclara que resulta imposible hacer relación nominal de los documentos considerados públicos por las varias especies existentes, teniendo dicho carácter, entre otros, los que reúnan los requisitos establecidos en el apartado 1 del artículo 281 de la ley procesal, atendiendo a la persona que lo emite, el ámbito de sus facultades, el cumplimiento de los requisitos formales de carácter legal y su contenido. Bol. 1983, pág. 18.

Acuerdo 127 de 2.8.83: Dispone los trámites a cumplimentar por los tribunales, cuando se haga la impugnación de escritos polémicos, así como las consecuencias de la admisión o inadmisión de los mismos, con relación a la resolución definitiva que sobre ellos recaiga. Bol. 1983, pág. 22.

ARTÍCULO 282.- Los documentos públicos serán traídos a las actuaciones mediante los originales, testimonios o certificaciones a que se refiere el artículo anterior.

Los documentos privados y la correspondencia, que se encuentren a la disposición de quien intente valerse de ellos, se presentarán originales. Si se hallan incorporados a un expediente oficial u obran en un archivo o Registro público, se presentarán mediante copia o certificación auténtica expedida con arreglo a las formalidades legales.

ARTÍCULO 283.- No se obligará a la exhibición de documentos privados a quienes no sean partes en el proceso. Si estuvieren dispuestos a la exhibición, tampoco se les obligará a que los presenten en la secretaría; y, en ese caso, pasará el Secretario a su domicilio u oficina para testimoniarlos.

ARTÍCULO 284.- Los documentos públicos y privados directamente presentados al Tribunal, son impugnables en los escritos polémicos o dentro de segundo día de traslado o notificación de haber sido unidos al proceso.

La impugnación debe hacerse razonando los motivos que se tengan, sin lo cual se rechazará de plano, sin ulterior recurso.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 127, de 2.8.83: Aclara y remite al artículo 284 sobre el término para deducir la impugnación, así como que la sustanciación de la misma, una vez admitida, resulta ser clara del texto de los artículos 286-289, sin que la impugnación, en términos generales, interfiera el curso normal del proceso hasta el trámite de dictar sentencia, el que no empezará a correr hasta tanto se hayan practicado todas las diligencias de los artículos mencionados; la impugnación no requiere de resolución especial para su decisión, sino que se tendrá en cuenta al momento de dictar la sentencia; cuando no se fundamente debidamente la impugnación y se declare su inadmisibilidad, el documento impugnado tendrá igual validez que cualquier otro que no lo hubiere sido.

ARTÍCULO 285.- La impugnación podrá hacerse por falta de legitimidad, de autenticidad o de exactitud de los documentos públicos y privados.

Decursado el término de dos días a que se refiere el primer párrafo del artículo 284, los documentos se tendrán por eficaces. Lo mismo se entenderá cuando fuere declarada inadmisible la impugnación.

ARTÍCULO 286.- Admitida la impugnación por falta de autenticidad o exactitud de los documentos públicos, el Tribunal dispondrá su cotejo con los originales, y lo realizará, con citación de las partes, por sí mismo o por medio de Secretario.

Si carecieren de originales o estos hubieren desaparecido, se les tendrá por eficaces salvo prueba en contrario.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 127, de 2.8.83: Ver nota a artículo 284.

ARTÍCULO 287.- Podrá ordenarse el cotejo de letras siempre que se niegue o ponga en duda la autenticidad de un documento privado, o la de alguno de los documentos públicos a que se refiere el artículo anterior, caso de que no puedan ser reconocidos por el funcionario que los hubiere expedido.

ARTÍCULO 288.- La impugnación de los documentos privados dará lugar a que se ordene su cotejo, por medio de peritos calígrafos, con las firmas o letras indubitadas que señale el interesado o con un cuerpo de escritura formado a presencia judicial por su presunto autor o firmante.

La negativa de este a formar dicho cuerpo de escritura o el evidente intento, al hacerlo, de desfigurar su escritura habitual, podrán determinar que el documento impugnado se tenga por auténtico.

En el caso de que, en vez de firma, los documentos aparezcan autorizados mediante impresiones digitales de los que deban reconocerlos, se procederá a su cotejo por peritos en dactiloscopía, con otras indubitadas obrantes en archivo público, o impresas en acta levantada a la presencia judicial. La negativa a prestarse a esa diligencia podrá determinar que se tenga por auténtico el documento impugnado.

Cuando se trate de firma en documento público que no pueda ser reconocida por el funcionario que la expidió, se procederá al cotejo de la firma con otra indubitada del propio funcionario.

ARTÍCULO 289.- Cuando el litigante impugne la legitimidad de un documento privado extendido en su nombre o representación, podrá solicitarse su reconocimiento por la persona que lo haya suscrito; y procederse a su cotejo con las formalidades antes expresadas, en el caso de negarse o no poderse llevar a efecto el reconocimiento.

De igual modo se procederá al cotejo de letras, cuando una parte niega o pone en duda un documento privado que haya sido autorizado por el causante.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 127, de 2.8.83: Ver nota a artículo 284.

ARTÍCULO 290.- Los documentos otorgados en otras naciones tendrán el mismo valor en el proceso que los otorgados en Cuba, si reúnen los requisitos siguientes:

  1. que el asunto o materia del acto o contrato sea lícito y permitido por las leyes de Cuba;
  2. que los otorgantes tengan aptitud y capacidad legal para obligarse con arreglo a las leyes de su país;
  3. que en el otorgamiento se hayan observado las formas y solemnidades establecidas en el país donde se han realizado los actos y contratos;
  4. que el documentos contenga la legalización y los demás requisitos necesarios para su autenticidad en Cuba

A los redactados en idioma extranjero se acompañará su traducción en español; y si ésta se impugnare, se hará traducir oficialmente por el Ministerio de Relaciones Exteriores o por peritos en el idioma utilizado.

ARTÍCULO 291.- Para la práctica de la prueba de libros se constituirá el Secretario, asistido de las partes, en la oficina o lugar en que se hallen y se extenderá acta en la que transcribirá literalmente el contenido del asiento objeto de la prueba y hará constar los demás particulares que tengan relación con el mismo.

Al practicarse dicha diligencia se cuidará de no dejar constancia de particulares o extremos ajenos a lo que sea objeto del proceso.

ARTÍCULO 292.- Los asientos obrantes en los libros que se lleven de acuerdo con las disposiciones legales o reglamentarias harán prueba en contra de los obligados a llevarlos.

ARTÍCULO 293.- Para la eficacia de los documentos, libros y registros regulados por leyes especiales, se tendrán en cuenta, en todo caso, las disposiciones que rijan al respecto.

ARTÍCULO 294.- Los documentos otorgados con la intervención de funcionario público con las formalidades legales, harán prueba plena entre las partes que en ellos hayan figurado, respecto a las declaraciones que contengan o que de ellas inmediatamente se deriven. Harán prueba asimismo, aún respecto a terceros, en cuanto a su fecha y al motivo de su otorgamiento.

ARTÍCULO 295.- Las declaraciones de terceros que contengan los documentos de la clase a que se refiere el artículo anterior se apreciarán respecto a las partes en concordancia con otras pruebas, confiriéndoles, cuando proceda, el valor de pruebas testificales.

ARTÍCULO 296.- Los documentos expedidos por funcionarios oficiales en relación a actos propios de la autoridad que ejerzan, harán prueba en el proceso en lo que a tales actos se refiere.

Respecto a las manifestaciones de las partes que consten en dichos documentos, se apreciarán con el valor de confesiones extrajudiciales, de acuerdo con las reglas establecidas para la prueba de esta clase.

En lo que se refiere a las manifestaciones de terceros ajenos al proceso, carecerán de valor si, siendo posible, no son adveradas mediante la prueba testifical correspondiente.

ARTÍCULO 297.- Los documentos privados reconocidos legalmente o cuya autenticidad y exactitud no se discuta, tendrán el mismo valor y eficacia a que se refieren, en cada caso, los artículos precedentes. No obstante, respecto a la fecha en cuanto a terceros a que hace mención el artículo 294 se atenderá a la de su incorporación a un expediente o archivo oficial o inscripción en un registro de igual clase, o a la de la muerte de alguno de los que lo hubieren suscrito, según el caso.

ARTÍCULO 298.- La anotación escrita o firmada por una de las partes a continuación, al margen o al dorso de un documento que obre en su poder, hace prueba en todo lo que le sea favorable a la otra parte, en cuanto altere, modifique o contradiga el texto del documento.

Lo mismo se entenderá si la anotación ha sido puesta por una de las partes y el documento se halle en poder de la otra.

En ambos casos, la parte que quiera aprovecharse de lo que le favorezca, tendrá que pasar por lo que le perjudique.

ARTÍCULO 299.- Con independencia de los documentos a que esta sección se refiere, podrán utilizarse: las fotografías, películas cinematográficas, fotocopias, las grabaciones mediante discos, cintas magnetofónicas o por cualquier otro procedimiento y desde luego, los originales y copias autorizadas de mapas, telegramas, cablegramas y radiogramas cifrados o no, y, en general, cualquier otro medio de comprobación o verificación de algún hecho o circunstancia de importancia en la decisión del proceso.

ARTÍCULO 300.- Cualquiera de las reproducciones a que se refiere el artículo anterior, no impugnada expresamente, hace prueba plena de los hechos y de las cosas representados.

Si las personas a quienes perjudiquen las impugnaren, el Tribunal apreciará su valor con un criterio racional. A dicho efecto, las relacionará con las demás pruebas practicadas o dispondrá el dictamen pericial si fuere necesario.

SECCION QUINTA
DEL DICTAMEN DE PERITOS

ARTÍCULO 301.- Podrá emplearse la prueba de peritos cuando para conocer o apreciar algún hecho de influencia en el proceso, sea necesario o conveniente oír el parecer de quienes tengan conocimientos especializados, científicos, técnicos, artísticos o prácticos.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Instrucción 120, de 12.8.86: Ver nota a artículo 244

ARTÍCULO 302.- La prueba se practicará según su naturaleza y complejidad, por uno o tres peritos y corresponderá al Tribunal designar los que hayan de practicarla en cada caso y determinar el número de los mismos.

A dicho efecto utilizará los peritos que desempeñen ese cargo con carácter oficial en la materia de que se trate, o en otro caso, hará libremente la designación, atemperándose a las disposiciones de esta Ley.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR

Acuerdo 189, Dictamen 60, de 20.11.79: Ver nota al artículo 266.

ARTÍCULO 303.- Los peritos pueden ser o no titulares.

Son peritos titulares los que poseen capacitación académica reconocida oficialmente en una ciencia, arte o profesión cuyo ejercicio esté regulado legalmente.

Son peritos no titulares los que poseen conocimientos prácticos especiales en una ciencia, arte, profesión u oficio respecto a los cuales no se expida título oficial de capacitación.

En todo caso se utilizarán los servicios de los peritos titulares con preferencia a los que no tengan el título correspondiente.

ARTÍCULO 304.- Nadie podrá negarse a acudir al llamamiento para prestar un servicio pericial, a menos que esté legítimamente impedido.

En este caso, deberá hacerlo constar en la propia diligencia en que se le notifique el nombramiento, si ésta se verifica personalmente; de lo contrario, mediante escrito tan pronto tenga conocimiento del nombramiento.

ARTÍCULO 305.- Será aplicable lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 324 a los peritos que dejen de acudir al llamamiento para prestar servicios como tales, o que habiendo comparecido, se resistan a emitir dictamen sobre algún extremo de la diligencia.

ARTÍCULO 306.- Será inhábil para prestar servicios como perito la persona en quien concurra alguna de las causas siguientes:

  1. ser cónyuge o pariente hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad de alguna de las partes;
  2. tener amistad íntima o enemistad manifiesta con alguna de las partes;
  3. tener interés directo o indirecto en el proceso respecto al que ha de versar el dictamen pericial o en otro semejante o que guarde con él relación apreciable

ARTÍCULO 307.- El perito está obligado a manifestar la causa impeditiva que concurra en él para actuar en la diligencia pericial, a cuyo efecto se le instruirá debidamente antes de iniciarse el acto.

En todo caso quedará a la decisión del Tribunal que haya acordado el dictamen, la aceptación o no de la causa alegada.

ARTÍCULO 308.- Se les hará saber a los peritos, clara y determinadamente, el objeto de su dictamen. A este efecto, al proponer la prueba, la parte expresará con toda precisión los particulares que habrán de ser objeto del dictamen. Las otras partes podrán adicionarla o ampliarla dentro de segundo día.

ARTÍCULO 309.- Al comenzar el acto pericial, los peritos serán impuestos de la obligación de proceder bien y fielmente en sus operaciones, sin proponerse otro fin que el de contribuir al conocimiento de la verdad.

ARTÍCULO 310.- Los peritos, cuando fueren varios, practicarán conjuntamente la prueba, previa entrega, en su caso, de los antecedentes y elementos necesarios. A este efecto, el Tribunal pondrá a su disposición dichos antecedentes y elementos para que practiquen la prueba dentro del plazo que se les fije.

ARTÍCULO 311.- Los peritos presentarán conjuntamente su dictamen, en forma escrita y razonada, dentro del término fijado por el Tribunal. Si no estuvieren de acuerdo, presentarán dictámenes separados. En este supuesto el Tribunal podrá disponer que se practique de nuevo la prueba con la intervención de otros peritos.

ARTÍCULO 312.- El dictamen que emitan los peritos comprenderá:

  1. expresión concreta del objeto del dictamen pericial;
  2. relación detallada de todas las operaciones practicadas y de su resultado;
  3. las conclusiones que en vista de tales datos formulen conforme a los principios y reglas de su ciencia, arte técnica o práctica

ARTÍCULO 313.- Rendido dictamen, si el Tribunal, por sí o a instancia de parte, considera necesario obtener algunas aclaraciones o ampliaciones del dictamen, podrá exigirlas de los peritos, así como hacerles las observaciones que estime convenientes, de todo lo cual se dejará constancia en acta.

ARTÍCULO 314.- En los casos de especial dificultad, podrá pedirse informe a la academia o corporación oficial que corresponda. Dicho informe se unirá a las actuaciones y producirá sus efectos, aunque se dé o reciba después de transcurrido el término de prueba.

ARTÍCULO 315.- Los Tribunales apreciarán el valor de la prueba de peritos con criterio racional, sin estar necesariamente obligados a sujetarse al dictamen de ellos.

SECCION SEXTA
DEL RECONOCIMIENTO JUDICIAL Y DE LAS REPRODUCCIONES

ARTÍCULO 316.- Cuando para el esclarecimiento y apreciación de los hechos sea necesario que el Tribunal examine por sí mismo cosas, lugares o personas, se acordará el reconocimiento judicial, de oficio o a instancia de parte.

ARTÍCULO 317.- Las partes, sus representantes y Abogados podrán concurrir a la diligencia de reconocimiento y hacer al Tribunal, de palabra, las observaciones que estime oportunas.

También podrá acompañar a cada parte una persona práctica en el objeto del reconocimiento. Si el Tribunal estima conveniente oír las observaciones o declaraciones de estas personas, les advertirá previamente, de la obligación legal de decir la verdad.

Del resultado de las diligencias extenderá el Secretario la oportuna acta que firmarán los concurrentes, consignándose también en ella las observaciones pertinentes hechas por una y otra parte y las declaraciones de los prácticos.

ARTÍCULO 318.- Podrá disponerse que el reconocimiento judicial y pericial de una misma cosa se practiquen simultáneamente; en este caso, ambas pruebas se realizarán conforme a las reglas establecidas para cada una de ellas.

ARTÍCULO 319.- Podrán ser examinados los testigos en el mismo sitio y acto continuó del reconocimiento judicial, cuando la inspección o vista del objeto de la prueba contribuya a la claridad del testimonio.

ARTÍCULO 320.- El Tribunal, de oficio o a instancia de parte, podrá disponer que por cualquiera de los medios posibles se hagan reproducciones de documentos, cosas y lugares que sean de influencia decisiva en el proceso.

SECCION SEPTIMA
DE LA PRUEBA DE TESTIGOS

ARTÍCULO 321.- Al escrito en que se proponga este medio de prueba se acompañará el pliego de preguntas a cuyo tenor hayan de ser examinados los testigos y la lista de éstos con expresión de sus nombres y domicilios o lugar en que puedan ser citados.

Las preguntas se formularán con claridad y precisión, numeradas correlativamente y concretadas a hechos que sean objeto del debate.

ARTÍCULO 322.- El Tribunal examinará el interrogatorio, admitirá las preguntas que sean pertinentes y desechará las que a su juicio no lo sean.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 189, Dictamen 60, de 20.11.79: Ver nota al ARTÍCULO 266.

ARTÍCULO 323.-Cada parte podrá presentar interrogatorio de repreguntas ante el examen de los testigos propuestos por la contraria. El Tribunal aprobará las pertinentes y desechará las demás.

Estos interrogatorios podrán presentarse antes de la fecha señalada para la prueba o en el acto de la práctica de la misma.

En el primer caso, se presentarán en sobre cerrado que se abrirá por el Tribunal previo al examen del testigo.

ARTÍCULO 324.- Quedará a opción de la parte que proponga el testigo, presentarlo en la oportunidad que se señale o pedir citación judicial.

Contra el testigo citado judicialmente que dejare de concurrir sin justa causa, acordará el Tribunal los apremios que sean procedentes para hacerlo comparecer e incluso disponer su conducción por la fuerza pública.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Acuerdo 64, Dictamen 378, de 26 de diciembre de 1996: Sobre la ilegalidad de imponer multa al testigo incompareciente de forma injustificada.

ARTÍCULO 325.- Los testigos serán examinados separada y sucesivamente, y por el orden en que aparezcan en la lista, a no ser que el Tribunal encuentre motivo justo para alterarlo.

Los que vayan declarando no se comunicarán con los otros, ni éstos podrán escuchar las declaraciones de aquéllos.

A este fin el Tribunal adoptará las medidas que estime convenientes.

ARTÍCULO 326.- Antes de prestar declaración, el testigo, será advertido de la obligación en que se halla de decir verdad, sin ocultar nada de lo que sepa y de la responsabilidad penal en que podría incurrir si faltare a ese deber.

ARTÍCULO 327.- Son inhábiles para declarar como testigos:

  1. los que están privados del uso de la razón;
  2. los ciegos y sordos, para declarar sobre hechos cuyo conocimiento dependa, respectivamente, de la vista y el oído; 
  3. los menores de doce años

ARTÍCULO 328.- Están exentos de la obligación de declarar como testigos:

  1. los que tengan interés directo en el pleito;
  2. los ascendientes en los pleitos de los descendientes y éstos en los de aquéllos;
  3. el marido en los pleitos de la mujer y la mujer en los pleitos del marido;
  4. el suegro o la suegra en los pleitos de la yerno o de la nuera, y viceversa;
  5. el hermano de cualquiera de los litigantes

Siempre que alguna de las personas antedichas concurra como testigo, será instruida del derecho que le asiste de abstenerse de declarar; pero si acepta hacerlo, se le advertirá de la obligación de ser veraz en sus manifestaciones sobre todo cuanto se le preguntare y de la responsabilidad penal en que incurriría si faltare en ellas a la verdad.

ARTÍCULO 329.- Cada testigo será interrogado, antes de proceder a su examen:

  1. por su nombre, apellidos, naturaleza, ciudadanía, edad, estado civil, profesión y domicilio;
  2. por las causas que puedan comprenderle del artículo anterior; 
  3. si es amigo íntimo o enemigo manifiesto y si tiene relación de dependencia con alguna de las partes;
  4. si ha sido sancionado por perjurio 

ARTÍCULO 330.- Luego que el testigo haya contestado a las preguntas del artículo que precede, será examinado al tenor de cada una de las contenidas en el interrogatorio y admitidas por el Tribunal.

Acto continuo lo será igualmente por las repreguntas, si se hubiesen presentado y admitido.

En cada una de las contestaciones expresará el testigo la razón de conocimiento de su dicho.

ARTÍCULO 331.- El testigo responderá por sí mismo, de palabra, sin valerse de ningún borrador de respuestas. Seguidamente hará las aclaraciones o rectificaciones que estime necesarias y dará siempre la razón de conocimiento de su dicho.

Cuando la pregunta se refiera a cuentas, asientos en libros o documentos, podrá permitírsele que los consulte en el acto para dar la contestación, sin que pueda posponerse en ningún caso la práctica de la prueba.

ARTÍCULO 332.- Se extenderá por separado la declaración de cada testigo.

El testigo podrá leer por sí mismo su declaración. Si no quisiere hacer uso de este derecho, la leerá el Secretario y el Tribunal preguntará al testigo si se ratifica en ella o tiene algo que añadir o variar, consignándose a continuación lo que hubiere manifestado.

Seguidamente la firmará el testigo, si puede hacerlo, con el Tribunal, el Secretario y los demás concurrentes.

ARTÍCULO 333.- Las partes y sus defensores no podrán interrumpir a los testigos ni hacerles otras preguntas, ni repreguntas mientras declaran, que las formuladas en sus respectivos interrogatorios, salvo lo autorizado en el artículo 334.

Sólo en el caso de que el testigo deje de contestar a alguno de los particulares de las preguntas o repreguntas, o haya incurrido en contradicción, o se haya expresado con ambigüedad, podrán las partes o sus defensores llamar la atención del Tribunal a fin de que, si lo estima pertinente, exija del testigo las aclaraciones oportunas.

ARTÍCULO 334.- Examinados los testigos al tenor de los interrogatorios de preguntas y repreguntas oportunamente admitidas, el Tribunal, de oficio o a instancia de parte, podrá formular preguntas adicionales cuando las estime pertinentes conforme a los hechos objetos del debate.

ARTÍCULO 335.- Cuando no sea posible terminar en audiencia el examen de los testigos de una parte, se continuará en la siguiente o en la que el Tribunal señale.

ARTÍCULO 336.- Si por cualquier motivo no se presentaren todos los testigos que hayan de declarar por un mismo interrogatorio en la audiencia señalada para su examen, hará el Tribunal nuevo señalamiento del día y hora en que deban comparecer, a menos que, previa conformidad de las partes, se examinen los presentes y se haga nuevo señalamiento en cuanto a los demás.

ARTÍCULO 337.- Si por enfermedad u otro motivo justificado no pudiere algún testigo comparecer en la audiencia, podrá el Tribunal, por sí o por uno de sus miembros en quien delegue, recibirle declaración en su domicilio o lugar en que se halle, a presencia de las partes o de sus defensores, a no ser que las circunstancias del caso aconsejen prescindir de dicha presencia. Practicada la prueba sin la presencia de las partes o sus defensores, podrán enterarse éstos de la declaración en la secretaría.

En todo caso en que la prueba haya de practicarse prescindiendo de la asistencia de las partes o sus defensores, quedará a salvo su derecho de presentar previamente las preguntas en sobre cerrado, que se abrirá en el acto de la declaración.

ARTÍCULO 338.- Cuando haya de efectuarse el examen de los testigos fuera del lugar del proceso, al despacho que para ello se dirija se acompañará en sobre cerrado el interrogatorio de las preguntas que, presentadas previamente, hayan sido admitidas por el Tribunal del proceso.

El Tribunal exhortado abrirá dicho sobre en el acto de dar comienzo al examen del testigo.

ARTÍCULO 339.- En cuanto a la forma de prestar declaración los sordomudos y los extranjeros desconocedores del idioma español, se estará a lo prevenido en los artículos 277 y 278.

ARTÍCULO 340.- El Tribunal, para mejor proveer, podrá disponer, excepcionalmente, la celebración de careo entre testigos cuyas declaraciones sean contradictorias sobre hechos que tengan importancia decisiva en la resolución que haya de dictarse.

El careo tendrá lugar dentro del término para dictar sentencia y se practicará en la forma que la ley regula para el juicio oral en el procedimiento penal.

ARTÍCULO 341.- El testigo podrá ser tachado por la parte contraria a la que lo propuso siempre que concurra en él alguna de las causas enumeradas en los apartados 2), 3) y 4) del artículo 329 y no lo hubiere manifestado en su declaración.

La tacha podrá formularse en el acto mismo de la declaración o dentro de los dos días siguientes a ésta o de haberse unido a las actuaciones las resultas del despacho librado a dicho efecto o de haberse enterado la parte de la declaración en el caso del artículo 337.

ARTÍCULO 342.- Al formular la tacha se propondrá la prueba para justificarla.

Si no se propusiere prueba, se entenderá que renuncia a ésta.

ARTÍCULO 343.- La parte a quien interese podrá impugnar la tacha dentro de los dos siguientes al en que se hubiere formulado o entregado, en su caso, la copia del escrito contrario.

También podrá proponer la prueba que le interese, y no haciéndolo, se entenderá que renuncia a ésta.

ARTÍCULO 344.- Cuando ninguna de las partes hubiere propuesto prueba de tachas, se unirán los escritos a las actuaciones, sin más trámites, y se tendrán presentes a su tiempo.

Si se hubiere articulado prueba, el Tribunal admitirá la pertinente y mandará practicarla.

ARTÍCULO 345.- La prueba de tachas se hará en el período probatorio y, de no ser posible, en el término, no mayor de diez días, que señale el Tribunal.

ARTÍCULO 346.- La prueba de tachas se unirá a las actuaciones con la principal de su razón para los efectos que procedan en definitiva.

ARTÍCULO 347.- La tacha no invalidará la declaración prestada por el testigo, pero el Tribunal la tendrá en cuenta para valorar en su oportunidad su fuerza probatoria.

ARTÍCULO 348.- Los Tribunales apreciarán el valor probatorio de las declaraciones de los testigos conforme a los principios y reglas de la lógica, teniendo en consideración la razón de conocimiento que hubieren dado y las circunstancias que en ellos concurran.

Para la valoración expresada cuidarán de evitar que simples testimonios, a menos que su veracidad sea evidente, queden definitivamente resueltos asuntos en que de ordinario suelen intervenir escrituras públicas, documentos privados o algún principio de prueba por escrito.

Asimismo se abstendrán de dar por acreditados por ese medio hechos para cuya existencia legal se exija que consten por escrito, o el cumplimiento de determinada formalidad que no se hubiere observado.

Nota: Ver la siguiente disposición:

CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR.

Instrucción 133, de 21.12.88: Sobre obligación de los tribunales de valorar objetiva y racionalmente la prueba propuesta y su no mecanicismo al momento de admitirla. Bol. 1988-90, pág. 24.

SECCION OCTAVA
DE LAS PRESUNCIONES

ARTÍCULO 349.- Las presunciones no serán admisibles sino cuando el hecho de que han de deducirse esté completamente acreditado.

ARTÍCULO 350.- Las presunciones que la ley establece dispensan de toda prueba a los favorecidos por ellas.

ARTÍCULO 351.- Las presunciones establecidas por la ley pueden destruirse por la prueba en contrario, excepto en los casos en que aquélla expresamente lo prohíba.

Contra la presunción de que la cosa juzgada es verdad, sólo será eficaz la sentencia dictada en proceso de revisión.

ARTÍCULO 352.- Para que la presunción de cosa juzgada surta efecto en otro proceso, es necesario que, entre el caso resuelto por la sentencia y aquel en que ésta sea invocada, concurra la más perfecta identidad entre las cosas, las causas, las personas de los litigantes y la calidad con que lo fueron.

En las cuestiones relativas al estado civil de las personas y en las de validez o nulidad de las disposiciones testamentarias, la presunción de cosa juzgada es eficaz contra terceros, aunque no hubiesen litigado.

Se entiende que hay identidad de persona, siempre que los litigantes del segundo pleito sean causahabientes de los que contendieron en el pleito anterior o estén unidos a ellos por vínculos de solidaridad o por los que establece la indivisibilidad de las prestaciones entre los que tienen derecho a exigirlas u obligación de satisfacerlas.

ARTÍCULO 353.- Para que las presunciones no establecidas por la ley sean apreciables como medios de prueba, es indispensable que entre el hecho demostrado y aquel que se trate de deducir haya un enlace preciso y directo según las reglas del criterio racional.

Capítulo III
DE LA INSTRUCCION, VISTA Y SENTENCIA

ARTÍCULO 354.- Vencido el término de prueba, el Secretario dará cuenta al Tribunal. De haberse practicado todas las propuestas dispondrá que se unan a las actuaciones; o bien, según el caso, reclamará las resultas pendientes o concederá la prórroga de que trata el artículo 247.

En cualquiera de los casos a que se contrae el párrafo anterior, una vez que consten practicadas todas las pruebas, se instruirá a las partes a fin de que puedan hacer uso del derecho que se establece en el artículo que sigue.

ARTÍCULO 355.- Si alguna de las partes lo solicitare dentro de tercero día, se señalará para la celebración de la vista un día no anterior al quinto ni posterior al séptimo, quedando entretanto las actuaciones de manifiesto para instrucción.

El que haya solicitado la celebración de la vista deberá concurrir necesariamente a ella o incurrirá, en su defecto, en causa de corrección, si no justifica la ausencia.

ARTÍCULO 356.- Decursado el término del artículo anterior sin haberse solicitado vista o celebrada ésta, en su caso, se tendrá por concluso el proceso para sentencia, la cual se dictará en el término establecido en el artículo 152.