DISPOSICIONES DEL CONSEJO DE GOBIERNO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR DE LA REPÚBLICA DE CUBA SOBRE EL CÓDIGO PENAL

CAPÍTULO IV

LAS SANCIONES ACCESORIAS

 

ASPECTOS PROCESALES DE CARÁCTER GENERAL

  • Ejecución. Liquidación de sanciones. Instrucción 84 de 10 de mayo de 1979.

Ver Privación de libertad, ya que se refiere a todas las sanciones, tanto principales, como accesorias, en las que hay que determinar sus efectos en el tiempo.

  • Solicitud por el Fiscal. Dictamen No. 265. Acuerdo No. 34 de 23 de abril de 1987.

El Fiscal, en su escrito de calificación, debe solicitar las sanciones accesorias que correspondan; de no hacerlo, el Tribunal le devolverá el expediente, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 263 de la LPP para que supla dicha falta.

De insistir el Fiscal en su negativa de solicitar la aplicación de las sanciones accesorias, señaladas por el Tribunal, en el supuesto que estas sean preceptivas, se impondrán sin hacer uso de la fórmula (artículo 350 de la LPP), pero en el caso de las facultativas, para declararlas, tendrá que hacerse uso de la mencionada institución.

  • Sentencia. Acuerdo No. 47 de 31 de enero de 1979.

Los Tribunales, en la parte dispositiva de la sentencia, señalarán de modo expreso y concreto, las sanciones accesorias acordadas, así como sus términos de duración; sin perjuicio de su fundamentación en el correspondiente considerando.

En ocasiones, se ha recomendado, o sugerido, tratar las sanciones accesorias en un considerando, independiente, del que hace alusión a las sanciones principales.

  • Sentencia. Acuerdo No. 5 de 4 de enero de 1983.

Reitera el Acuerdo No. 47 de 1979. Ver bajo este mismo rubro.

SECCIÓN PRIMERA (ARTÍCULO 37)

LA PRIVACIÓN DE DERECHOS

  • Determinación. Dictamen No. 244. Acuerdo No. 48 de 10 de abril de 1986.

Se aplica en todos aquellos casos en que se impone la de privación de libertad.

A pesar del laconismo del dictamen, donde no se hace distinción entre prisión efectiva o sustituida, se entiende que es en todos los casos (ver Ley electoral).

SECCIÓN SEGUNDA (ARTÍCULO 38)

LA PRIVACIÓN O SUSPENSIÓN DE LOS DERECHOS PATERNO FILIALES

SECCIÓN TERCERA  (ARTÍCULO 39)

LA PROHIBICIÓN DEL EJERCICIO DE UNA PROFESIÓN, CARGO U OFICIO

SECCIÓN CUARTA (ARTÍCULO 40)

LA SUSPENSIÓN DE LA LICENCIA DE CONDUCCIÓN

  • Ejecución. Remisión condicional. Dictamen No. 154. Acuerdo No. 161 de 7 de diciembre de 1982.

En los delitos cometidos en ocasión de conducir vehículos por las vías públicas, cuando se remita condicionalmente la sanción principal de privación de libertad, y deba ejecutarse la accesoria de suspensión de la licencia de conducción impuesta –al no autorizar la Ley que dicha remisión se extienda a las sanciones accesorias–, a los efectos de su cumplimiento, se computará a partir del día en que el sancionado comience a disfrutar de la remisión condicional.

Se trata de una importante interpretación para la ejecución de esa sanción accesoria, pues la ley en su artículo 182.2 expresa: “El término de dicha sanción accesoria será equivalente al de la más grave sanción de privación de libertad impuesta y se contará desde el día en que el sancionado comienza a disfrutar de libertad, aunque sea condicional”.

En el caso de remitirse condicionalmente la sanción de privación de libertad, no queda la menor duda de a partir de cuándo comienza a extinguirse la sanción accesoria comentada.

  • Determinación. Dictamen No. 160. Acuerdo No. 72 de 27 de abril de 1983.  

La sanción accesoria de suspensión de la licencia de conducción sólo se impone en los casos de delitos cometidos contra la seguridad del tránsito, y no en otros.

El Dictamen apareció bajo el imperio del CP de 1979, pero conserva su vigencia. Véase artículo 182.1.  Ejemplo, no es posible acordar dicha sanción por un delito de daños cometido por imprudencia (artículo 339.1 en relación con el 9.3), al chocar dos vehículos en el área de un parqueo ubicado en el sótano de un edificio (no se trata de un delito cometido en las vías públicas).

  • Determinación.  Acuerdo No. 175 de 22 de noviembre de 1983.

La consulta consiste en conocer, si el Tribunal puede acordar la sanción accesoria de suspensión de la licencia de conducción, contra un sujeto que no la posea, por no habérsele expedido por el órgano competente. El Acuerdo se limita a exponer, que el asunto consultado se halla previsto en el artículo 182. 6. 

SECCIÓN QUINTA (ARTÍCULO 41)

LA PROHIBICIÓN DE FRECUENTAR MEDIOS O LUGARES DETERMINADOS

  • Ejecución. Control por la PNR. Instrucción No. 156 de 30 de abril de 1997.

Ver en Remisión condicional.

SECCIÓN SEXTA (ARTÍCULO 42)

EL DESTIERRO

  • Ejecución. Control por la PNR. Instrucción No. 156 de 30 de abril de 1997.

Ver en Remisión condicional.

SECCIÓN SÉPTIMA (ARTÍCULO 43)

EL COMISO

  • Estafa. Efectos del delito. Instrucción No. 109 de 27 de abril de 1983 (Apartado Tercero).

Cuando, en causas seguidas por el delito de estafa, la defraudación proviene de un acto jurídico celebrado de común acuerdo, entre el victimario y la víctima, en contra de una prohibición legal, o de los intereses de la sociedad y del Estado; o incumpliendo formalidades legales, establecidas con carácter de requisito esencial, y nulo, por tanto, desde el punto de vista del Derecho civil, no puede hacerse declaración sobre responsabilidad civil en beneficio de la víctima en la sentencia, más lo que hubiese recibido el autor del delito en virtud de dicho acto, se decomisa y pasa al patrimonio del Estado, en concepto de efectos del delito.

  • Determinación. Bienes provenientes del delito. Dictamen No. 140. Acuerdo No. 45 de fecha 6 de abril de 1982.

Los objetos adquiridos con el dinero apropiado a consecuencia de la comisión de los delitos de malversación, robo, hurto u otros de similar naturaleza, caen en comiso, en concepto de bienes provenientes del delito.

Los referidos bienes, tienen el concepto de bienes que proceden indirectamente del delito.

  • Determinación. Bienes de terceras personas. Dictamen No. 205. Acuerdo No. 168 de 20 de noviembre de 1984.

Sólo se decomisan los bienes poseídos por el acusado “que sirvieron, o estaban destinados a servir, para la perpetración del delito, así como de los provenientes, directa o indirectamente del mismo, y que no pertenezcan a un tercero no responsable”; por lo tanto, no se pueden decomisar los bienes de terceras personas.

El perjudicado tiene el derecho a que se le restituya el bien objeto del delito, aun cuando hubiese sido lícitamente adquirido por un tercero, el que podrá repetir por la vía civil.

En el artículo 43 del CP de 1979, quedaba establecida la prohibición de decomisar bienes pertenecientes a un tercero no responsable. En la Ley No. 62 se reprodujo dicha aclaración, la que luego fue suprimida por modificación posterior (Decreto-ley No. 150 de 1994), y es como rige actualmente. Sin embargo, haya o no la aclaración, no es posible decretar el comiso de bienes que pertenezcan a un tercero no responsable; excepto que estén comprendidos en el supuesto del apartado 2 del artículo 43, “que se encuentren en posesión o propiedad de terceros no responsables, cuando tal posesión o propiedad resulte el medio para ocultar o asegurar esos bienes u objetos, o para beneficiar a terceros”.

En cuanto a la restitución de los bienes, el Tribunal la ejecuta directamente, según preceptúa el artículo 70.1.

  • (Artículo 8. 2). Dictamen No. 232. Acuerdo No. 100 de 25 de junio de 1985.

En el caso de no considerarse delito el hecho –según lo preceptuado en el artículo 8, apartado 2– de haber piezas de convicción ocupadas, si se trata de cosas de uso, tenencia o comercio ilícito; procede decretar su comiso.

El Dictamen establece una curiosa fórmula, pues las sanciones accesorias, como su nombre lo señala, se imponen junto a las que tienen la categoría de principal. En el caso de la consulta, se indica imponer la sanción accesoria de comiso, sin haber sanción principal, lo que constituye una novedad en nuestro ordenamiento penal (ver artículo 271. 4 de la LPP).

  • Procedimiento de revisión. Devolución de bienes decomisados. Dictamen No. 256. Acuerdo No. 161 de 3 de diciembre de 1986.

Si se decretó el comiso por sentencia firme, y luego el sancionado es absuelto en un procedimiento de revisión, se devolverán los bienes decomisados y, de no ser posible, por su destrucción o haberlos adquirido legalmente un tercero, el sancionado absuelto tendrá derecho a reclamar, mediante la vía civil, la indemnización correspondiente.

  • Ejecución Vehículos. Dictamen No. 278. Acuerdo No. 110 de 13 de noviembre de 1987.  

Los vehículos decomisados o confiscados serán entregados a la Empresa de Abastecimiento y Venta de Equipos y Piezas de la provincia.

Es necesario revisar la vigencia de este Dictamen.

  • Comiso en caso del delito de receptación. Dictamen No. 364. Acuerdo No. 33 de 30 de mayo de 1995.

Primero: La sanción accesoria de comiso de los efectos o instrumentos del delito, no contempla excepción de su empleo en ilícito penal alguno y teniendo vida propia el delito de receptación, le es de aplicación en lo atinente tal sanción accesoria.

Es requisito que los objetos, sobre los cuales recaiga la sanción accesoria de comiso, hayan servido como instrumentos necesarios para la realización del acto ilegal, que en el caso de la consulta resultarían aquellos medios utilizados para adquirir, cambiar u ocultar bienes que el autor conocía, o debía suponer racionalmente que procedían de un delito; o resultan consecuencia, o provengan, directa o indirectamente, de ese actuar ilícito.

Segundo: Los objetos susceptibles de comiso en virtud de este delito, han de resultar medios necesarios y útiles, empleados de manera expresa e intencional para poder adquirir, cambiar u ocultar los artículos cuyo autor conocía, o debía suponer, provenían de un delito anterior, y no basta con que su empleo resulte de la eventualidad del momento, o la habitualidad de su uso; de modo que en cada caso resulte necesario el análisis individualizado y la fundamentación correcta, y así determinar el empleo de esta sanción accesoria.

De lo anterior es preciso concluir –en cuanto a los medios de transporte empleados, que pueden ser objeto de comiso– el requisito de que concurra su elección de forma intencional, para poder materializar la adquisición, el cambio o la ocultación de aquellos artículos que su autor sabe que provienen de un delito o debe suponerlo. Ello excluye su aplicación mecanicista en casos en que la persona, habitualmente, emplea ese medio de transporte y este no resulta esencial para ejecutar el hecho, o cuando el momento de consumación de este acto punible se produce de modo casual, en la oportunidad en que su autor se traslada en un medio de transporte, sin que esta circunstancia haya sido elegida expresamente con ese propósito.

Por la importancia del contenido del Dictamen se transcribe de manera íntegra.

  • Carnet de Identidad. Acuerdo No. 396 de 23 de junio de 1976.

Firme una sentencia referida a la falsedad de un Carnet de Identidad, este documento será remitido a la Sección del Carnet de Identidad y Registro de Población del MININT.

  • Carnet de Identidad. Acuerdo No. 229 de 11 mayo de 1977.

Reitera el Acuerdo No. 396 de 1976. Ver bajo esta misma sanción.

SECCIÓN OCTAVA (ARTÍCULO 44)

LA CONFISCACIÓN DE BIENES

  • Comiso y procedimiento de revisión. Dictamen No. 256. Acuerdo No. 161 de 3 de diciembre de 1986.

Ver en Comiso, puede resultar de utilidad.

  • Ejecución. Vehículos. Dictamen No. 278. Acuerdo No. 110 de 13 de noviembre de 1987.  

Los vehículos decomisados o confiscados serán entregados a la Empresa de Abastecimiento y Venta de Equipos y Piezas de la provincia.

Es necesario revisar la vigencia de este Dictamen.

SECCIÓN NOVENA  (ARTÍCULO 45)

LA SUJECIÓN A LA VIGILANCIA DE LOS ÓRGANOS Y ORGANISMOS QUE INTEGRAN LAS COMISIONES DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN SOCIAL

SECCIÓN DÉCIMA (ARTÍCULO 46)

LA EXPULSIÓN DE EXTRANJEROS DEL TERRITORIO NACIONAL