En Cuba los antecedentes penales se cancelan de oficio o a instancia del propio interesado.

Los antecedentes penales se cancelan de oficio cuando el Registro Central de Sancionados, por cualquier medio, tenga conocimiento de que se ha producido alguna de las circunstancias siguientes:

  • muerte del sancionado;
  • haber arribado el sancionado a los setenta años de edad y no hallarse cumpliendo sanción;
  • haberse dictado sentencia absolutoria en proceso de revisión o de inspección judicial;
  • amnistía;
  • indulto definitivo, siempre que en el acuerdo que lo conceda se disponga expresamente la cancelación del antecedente penal;
  • referirse el antecedente penal a hechos que, por efectos de una ley penal posterior hayan dejado de constituir delito;
  • estar dispuesto, específicamente, en este Código;
  • haber transcurrido diez años a partir de la fecha en que fue cumplida la sanción impuesta.

Los antecedentes penales también se cancelan por el Ministerio de Justicia, a instancia del propio sancionado, siempre que se hayan cumplido los requisitos siguientes:

  • haber extinguido el sancionado todas las sanciones impuestas, ya sea por cumplimiento o, en caso de indulto, remisión condicional, o libertad condicional, por haber decursado el término en que debieron haber quedado cumplidas;
  • haber satisfecho totalmente el sancionado la responsabilidad civil, o hallarse cumpliéndola satisfactoriamente;
  • haber transcurrido, después de extinguida la sanción, el término que, según la cuantía o naturaleza de la impuesta, se dispone en el apartado siguiente;
  • haber observado el sancionado con posterioridad al cumplimiento de la sentencia, o desde que fue indultado, remitida la sanción o puesto en libertad condicional, una conducta ajustada a las normas de la convivencia social y una actitud honrada ante el trabajo.