Matrimonios en Cuba - Extranjeros

Ud. puede contraer matrimonio en Cuba, no importa la ciudadanía o lugar de residencia, solo se necesita disponer de los siguientes documentos: Personas Extranjeras.
  • Certificación de Nacimiento Literal
  • Si es soltero, certificación de soltería, fe de vida y estado o declaración jurada autorizada por el registrador del estado civil o notario público. Tiene 6 meses de validez contados a partir de su autorización.
  • Si es viudo, certificación de matrimonio y certificación de defunción del exconyuge.
  • Si es divorciado, Sentencia de Divorcio Literal.
  • Pasaporte y permiso de estancia en el territorio nacional.
Matrimonio por Poder

Si el ciudadano extranjero o cubano no puede comparecer al acto de matrimonio, deberá otorgar un Poder ante Notario Público o Cónsul cubano, a favor de una persona que lo represente. Esta persona podrá ser familiar o un amigo, de cualquier sexo y nacionalidad, siempre que sea mayor de edad. El poder requiere la legalización en el Consulado cubano del país en que se haya expedido, excepto si fuere autorizado por el propio cónsul cubano.

En el Poder se consignará además de las facultades para el acto de la formalización de matrimonio, las referidas a la protocolización de los documentos.

Para el otorgamiento del poder debe disponer de los datos personales del otro contrayente y de la persona a favor de quien se otorga:

  • Nombre y apellidos completos.
  • Lugar de nacimiento.
  • Ciudadanía.
  • Estado conyugal.
  • Ocupación.
  • Dirección particular.
  • Carnet de Identidad, y si es extranjero pasaporte.
Formalización del Matrimonio.

La fecha y lugar del matrimonio se señalará según los intereses de los contrayentes, los cuales deben hacer presencia en el acto acompañados de DOS TESTIGOS mayores de edad con sus documentos de identidad.

Entrega de Certificaciones

Se entregarán tres certificaciones de matrimonio.

Todos los documentos se presentarán traducidos al idioma español y legalizados por el Consulado cubano en el país donde fueron expedidos.

(AMPLIADO LA INFORMACION EN DETALLES)

Cualquier persona civilmente capaz, no importa la ciudadanía o lugar de residencia, puede casarse en Cuba, ya sea con un nacional o extranjero.

En la legislación cubana, el matrimonio como institución se encuentra regulado jurídicamente en la Ley No. 1289 “Código de Familia”, definido en el artículo-2 como “la unión voluntariamente concertada de un hombre y una mujer con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común, produciendo solo efectos legales cuando se formalice o se reconozca de acuerdo con las reglas establecidas en la Ley del Registro del Estado Civil”.

Para la formalización del matrimonio con ciudadano cubano, se deberá  obtener, tramitar y presentar en Cuba, ante el funcionario que los casaría, los siguientes documentos:

SI ES NACIONAL DE OTROS PAIS (EXTRANJERO)

  • Su “certificado literal de nacimiento”.
  • Si es soltero, “certificación de soltería, fe de vida y estado o declaración jurada” autorizada por el registrador del estado civil o notario público. Tiene 6 meses de validez contados a partir de su autorización.
  • Si es viudo, “certificación de matrimonio y certificación de defunción” del ex cónyuge.
  • Si es divorciado, “sentencia literal de divorcio”.
  • Pasaporte y permiso de estancia” en el territorio nacional cubano.

Los documentos deben ser traducidos al idioma español si no lo estuvieren, después legalizados en el Consulado cubano en el país donde fueron emitidos

Una vez en su poder dichos documentos, puede viajar a Cuba cuando lo decida y comenzar los trámites de su boda.
         
El ciudadano cubano que contraerá matrimono deberán obtener, tramitar y tener listos para su presentación los siguientes documentos:

  • Su carné de identidad”.
  • Si es divorciado, “certificación de sentencia firme de divorcio o copia de la escritura notarial”.
  • Para las mujeres) Si tuviere menos de 300 días de divorciada, contados a partir de la extinción del matrimonio anterior, presentará “certificado médico” que acredite si se halla o no en estado de gestación.
  • Si es viudo, “certificación de matrimonio y certificación de defunción” del ex cónyuge.
  • Si fuera menor de edad debe presentar “autorización de ambos padres”.

Si la persona residente en el extranjero por alguna razón no pudiera comparecer al acto de matrimonio (boda), deberá otorgar un PODER ante Notario público del país donde se encuentre o Cónsul cubano, a favor de un tercero que lo represente en la Isla. La persona tendrá que ser mayor de edad y podrá ser de cualquier sexo y nacionalidad.

Si el PODER fue emitido por Notario extranjero requiere ser legalizado en cualquiera de los Consulados cubanos en extranjero, no así si fue expedido por el propio Cónsul cubano.

En el PODER se consignará, además de las facultades para el acto de la formalización de matrimonio, las referidas a la protocolización de los documentos.

Para el otorgamiento del PODER debe disponerse de las generales de la persona que contraerá matrimonio en Cuba y el tercero a favor de quien se otorga dicha escritura, siendo estos:

  • Nombre y apellidos completos.
  • Lugar de nacimiento.
  • Ciudadanía.
  • Estado conyugal.
  • Ocupación.
  • Dirección particular.
  • Carné de Identidad, y pasaporte si no fuera cubano.

Lista toda la documentación y encontrándose en Cuba los novio o el apoderado si fuese el caso, deben presentarse en una de las oficinas de la sociedad civil de servicios “Consultoría Jurídica Internacional, S.A”, patrocinada por el Ministerio de Justicia, en las cuales radican Notarias especiales que prestan servicios notariales a personas extranjeras.

Estas oficinas se encuentran en las capitales de todas las provincias cubanas.
Para el caso de Ciudad de la Habana están ubicadas en:

  • Calle 22 número 108, entre las Avenidas Primera y Tercera, Miramar, municipio de Playa, Ciudad de La Habana.
  • Calle 23 esquina a J, en El Vedado, municipio de Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana.

Una vez en la Notaria cubana se solicita el servicio de matrimonio, procediendo a hacer entrega al Notario de toda la documentación de la pareja, así como los datos de dos testigos para el acto, que incluyen:

  • Nombres y apellidos de los testigos.
  • Dirección.
  • Número de identidad permanente (si es extranjero pasaporte y permiso de estancia en el territorio nacional).

Los testigos deben ser mayores de 18 años, entender el idioma español y no ser familiares de los contrayentes.

Los aranceles notariales son:

  • Escritura notarial de matrimonio - 525.00 CUC
  • Protocolización de la escritura - 100.00 CUC
  • Inmediatez - 75.00 CUC (para los casos que se solicite)
  • Para sellos de Timbre  100.00 en moneda nacional (CUP)

Se entregarán tres certificaciones de matrimonio.

La tarifa del servicio se abona al momento de la solicitud, que podrá ser cuatro o cinco días de antelación ante el Notario que realizará el matrimonio. Si se dispone de menos tiempo, entonces se tendría que pagar los 75.00 CUC por la inmediatez.

La boda puede efectuarse en el local habilitado para ello en la sede notarial o si se prefiere, en lugar distinto de elección (hotel, salón, restaurant, vivienda, etc), servicio que se pagaría adicionalmente por el traslado del Notario y constituirse fuera de su sede.

Se entregaran tres (3) certificaciones de matrimonio, con las cuales los cónyuges podrán acreditar su condición ante las autoridades cubanas y de otros países.

Se deberá inscribir el matrimonio en el correspondiente Consulado en La Habana, a fin de su reconocimiento de acuerdo a la legislación del otro país, para lo cual los funcionarios consulares se abrogan el derecho de citarlo o no a una entrevista de exploración, con el fin de evaluar la eficacia del matrimonio y comprobar si no se trata de un acto considerado jurídicamente “simulado”, disponiendo a su inscripción en el correspondiente registro civil en el extranjero.

SOBRE LA COMUNIDAD DE BIENES DEL MATRIMONIO:

En el caso de la Ley cubana (Código de Familia), que ordena todo lo referente al matrimonio, las personas que se casan en la Isla lo hacen sometidos a esa ley, en la cual no se contemplan acuerdos prematrimoniales para el régimen de propiedad durante la unión formalizada. La Ley cubana en ese sentido es impositiva, no ofrece elección a ningún otro régimen económico para la constitución del matrimonio que no sea el de la “comunidad matrimonial de bienes”, es decir, todo matrimonio celebrado en la Isla presuntivamente esta sometido a esta condición. Ahora bien, cada cónyuge llega al acto con sus bienes propios, que NO INTEGRARAN EL PATRIMONIO MATRIMONIAL Y QUE POR LO TANTO NO SON DIVISIBLES EN CASO DE DIVORCIO, porque fueron adquiridos con fecha anterior, pero TODO LO QUE SE ADQUIERA A PARTIR DE ESE MOMENTO SI INTEGRA EL RÉGIMEN DE “COMUNIDAD MATRIMONIAL DE BIENES”, sin importar cual sea el aporte que haya hecho cada cónyuge a su incremento, con la excepción de las donaciones personales, herencias adjudicadas o regalos de familiares y amigos separadamente, pero todos los frutos o dividendos provenientes del trabajo si pasaran a integrar ese caudal que posteriormente se liquidaría.

Corresponde a cada cónyuge probar lo que considera que se adquirió durante la unión conyugal, y en el caso de la practica judicial de los tribunales cubanos, se dificulta sobremanera para la parte cubana acreditar los bienes que adquirió el otro cónyuge en el exterior, así como los saldos de cuentas bancarias, entre otras cosas, por razones obvias.

Lea detenidamente el contenido de su interés, adquirirá una idea general, pero necesita precisar importantes detalles.

Se le recomienda no realizar actos o tomar decisiones sin haber evacuado con expertos legales las dudas que tenga sobre el asunto.

Recuerde que puede consultar a los especialistas de CubaLegalInfo para recibir una adecuada asistencia, precisar detalles y recibir asesoramiento en la protección jurídica de su necesidad.

En todos los casos, temas y servicios abordados en este sitio CubaLegalInfo se necesita más información, la aportación de datos complementarios, la realización de trámites y acciones adicionales que no se describen o señalan en el contenido de la Web por razones de funcionalidad, por lo que CubaLegalInfo no se responsabiliza con el actuar que deliberadamente alguien realice amparado en la información obtenida de este sitio, sin orientaciones expresas, acuerdos, pactos o contratos suscritos entre el cliente y CubaLegalInfo.